audiencia provincial madrid

Este lunes ha arrancado en la Audiencia Provincial de Madrid el juicio contra Gloria Ch. S., vecina de Fuenlabrada que mató a su expareja en 2015 y que estaba denunciado por malos tratos. La Fiscalía, en su escrito de acusación, pide para Gloria 17 años de prisión por un delito de asesinato. Será un Jurado Popular el encargado de dictar sentencia en un juicio que se prolonga desde este lunes y hasta el 18 de diciembre.

El Fiscal relata en su escrito que la procesada mantuvo una relación sentimental con un hombre, fruto de la cual nació un hijo, de tres años de edad en el momento de los hechos. “La relación entre ellos fue altamente conflictiva, con constantes y fuertes discusiones y, finalmente, la procesada denunció a su pareja”, señala el escrito. Fue entonces cuando el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer que tramitó el asunto dictó una orden de alejamiento a favor de la mujer que estuvo vigente hasta diciembre de 2014, sin que finalmente el hombre resultara condenado.

Tras ese episodio judicial la relación entre ellos cesó hasta que en el mes de abril de 2015 volvieron a convivir en un domicilio de la calle Callao en Fuenlabrada. Así fue hasta julio de ese mismo año, cuando el hombre abandonó la vivienda Sin embargo, según la Fiscalía, el 20 de septiembre de 2015, el hombre acudió al domicilio de Gloria y comenzó a increparla. Gloria llamó a la Policía pero cuando los efectivos policiales llegaron al lugar, el hombre ya no se encontraba en él y, a pesar de los requerimientos de los uniformados, la mujer no presentó denuncia alguna.

Posteriormente, hacia las 12.00 horas de ese mismo día, el hombre volvió nuevamente al domicilio y comenzó otra vez a proferirle gritos amenazantes y a intimidarla a través de la ventana. La mujer, “en un elevado estado de ofuscación por la presencia de su expareja”, cogió un cuchillo de cocina de 17 centímetros de hoja y salió del domicilio y del portal. Se acercó a él por detrás y, en el momento en que éste se giró hacia ella, de manera sorpresiva, sin que pudiera repeler el ataque y “con el ánimo de acabar con su vida”, alzó la mano en la que portaba el cuchillo y se lo clavó en la zona pectoral izquierda. A continuación, sin llegar a sacar el cuchillo del todo, se lo volvió a clavar, causándole la muerte.

En el momento de los hechos, tal y como narra el Fiscal en su informe, “la agresora, debido a la situación extrema del momento, tenía mermada de forma grave su entendimiento, pero sin llegar a anular su capacidad para discernir la licitud de su actuación y su voluntad de actuar conforme a ello”. La procesada se encuentra privada de libertad por estos hechos desde el día 20 de septiembre de 2015.