Dos policías locales de Alcorcón han salvado la vida de un varón de 57 años que sufrió una parada cardiorrespiratoria en el interior de su vehículo en las cercanías de la calle Pintores.

Según fuentes municipales, un vecino que conocía el historial coronario del herido fue quién dio la voz de alarma. De hecho, antes de la intervención había roto la ventana del coche para intentar prestar ayuda.

Tras ejecutar el proceso de reanimación de manera manual, los policías usaron un desfibrilador externo semiautomático (DESA), con el que el vecino recuperó la frecuencia cardiaca. Al lugar de los hechos acudió una UVI móvil del 112, que trasladó al herido al Hospital Universitario Fundación Alcorcón.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha deseado una pronta recuperación al herido. Además, el regido agradeció en el último Pleno el esfuerzo y profesionalidad de los dos agentes “por esta encomiable acción que, por un lado, refuerza la importancia de la implantación de desfibriladores, tanto en espacios públicos, vehículos de Policía Municipal, Bomberos y Protección Civil, y que sin la formación que reciben los efectivos de seguridad, vecinos y escolares del municipio, no podría ser completa y hacer de Alcorcón la ciudad segura que es”.

Y es que Alcorcón cuenta con más de 30 desfibriladores repartidos por toda la ciudad. En abril de 2016, un vecino recuperó una parada cardiorrespiratoria en las instalaciones de INACUA, en La Canaleja, gracias a uno de estos aparatos.