El Juzgado de Instrucción número 2 de Móstoles ha absuelto a 64 familias de un delito de defraudación de fluido electrónico por robar luz para sus chabolas ubicadas en el poblado de Las Sabinas, entre Móstoles y Arroyomolinos. Habían sido denunciadas por Iberdrola a raíz de un atestado de la Guardia Civil, que según la magistrada entró en la propiedad de las familias sin autorización.

La magistrada, pues, da por probado que la Guardia Civil se percató en junio del pasado año que en el citado poblado había una torreta eléctrica propiedad de Iberdrola, de la que dimana una línea eléctrica que proporciona suministro a las casas. A la torreta había conectados diferentes cables que, cruzando la vía y en algunos casos la vegetación, llegan hasta ciertas viviendas.

También comprobaron que en un patio, entre varias viviendas, se hallaba instalado un mástil de hormigón, que recibe electricidad de la torreta citada anteriormente y que da suministro a las instalaciones del Canal de Isabel II. A pesar de ello, los patios a los que se refiere el atestado son lugares dependientes de la voluntad de su titular a los efectos de privacidad y de exclusión de personas ajenas.

Y así, según la juez, “para entrar en los patios, era preciso o bien una resolución judicial motivada (que no se solicitó en este caso) o bien la autorización de los respectivos titulares; los denunciados mantuvieron en sus declaraciones que no autorizaron tal entrada” y por ello absuelve a las familias..

La Fiscalía pedía una pena de siete meses y medio de multa, con una cuota diaria de cuatro euros. El fallo puede ser recurrido en apelación.