Ericsson abandona Fuenlabrada

Ericsson cierra su planta de Fuenlabrada, ubicada en el número 8 de la calle Hungría. El motivo que lleva a la multinacional a tomar esta decisión es el alto coste y la poca flexibilidad que el propietario del edificio ofrece a la empresa y que por tanto no le queda otro remedio que abandonar la ciudad, previsiblemente, a finales de 2017.

“400 personas desaparecen de allí para llevárselos a la zona norte de Madrid, detrás del IFEMA, una ratonera donde no hay ni parking ni servicios”, ha alertado el delegado sindical de Comisiones Obreras (CCOO) en la planta de Ericsson España y Ericsson Network Services en Fuenlabrada, Manuel Castro.

En este sentido, Castro también ha advertido de la “fractura social” que la decisión de la compañía puede provocar en Fuenlabrada. “El 80% de estas personas es de Fuenlabrada y alrededores; hace vida en la ciudad; desayunan y comen en Fuenlabrada y eso va a repercutir en el comercio local”. Motivo por el cual ha pedido a Ericsson que “se replantee esta situación y mantenga los puestos de trabajo” en el municipio.

El delegado sindical de CC.OO cree, eso sí, que trasladar la fábrica de Fuenlabrada a Madrid norte es “otro ahorro en costes previo al próximo expediente de regulación de empleo que preparará la compañía para finales de este año”. Una situación que ya se produjo el año pasado con un ERE que afectó a 64 trabajadores de Ericsson en Fuenlabrada.

La multinacional está llevando a cabo un a reestructuración de plantilla a nivel mundial, con 14.000 despidos en Europa y Latinoamérica. Y según ha podido saber este periódico, entre el 20 y el 30 por ciento de esos despidos se producirán en España.