METROSUR

Vías que chirrían, el tren que se inclina ligeramente hacia un lado, reduciendo su velocidad entre los 33 y 28 kilómetros por hora hasta completar un recorrido de 1,13 kilómetros en dos minutos y diecinueve segundos. Cuando normalmente realiza dicho recorrido en un minuto y cuatro segundos, circulando a una media de 63 kilómetros hora.

Esta es la realidad hoy del paso de convoyes de Metrosur entre las estaciones de Arroyo Culebro y Conservatorio, lo que evidencia un problema más en la Línea 12 del suburbano. Tan solo con montarse en uno de los vagones, provisto de cronómetro y cuentakilómetros, se comprueba con cierta preocupación como transita el metro por la vía entre estas estaciones: lento, inclinado y chirriando.

Llama la atención que, una vez el vehículo sale de Arroyo Culebro hacia Parque de los Estados, separadas por 2,7 kilómetros de distancia, el tren completa este tramo en dos minutos y veintiséis segundos, casi el mismo minutaje que entre Conservatorio y Arroyo Culebro, pero con mayor distancia entre esta última y la estación fuenlabreña.

No es el único tramo que presenta deficiencias en la Línea 12 de Metro. Algo similar ocurre en las estaciones de Parque Oeste y Alcorcón Central, y también entre la primera y la estación leganense de San Nicasio. En este caso, además, se producen filtraciones en la vía y el Pleno municipal, en sesión celebrada a finales de 2017, aprobó una moción pidiendo a la dirección del suburbano soluciones ante este problema que día a adía se agrava.

Conviene señalar que para este año 2018, Metro de Madrid recibirá un total de 388,6 millones de euros de las arcas regionales, un importe que supone un incremento de 52,7 millones, un 15,6 por ciento más respecto a las cifras de 2017. Entre la cantidad que abona el Estado y el propio Metro por la venta de tickets, el presupuesto definitivo será de 884,6 millones de euros. Y por el momento se desconoce si, con ese dinero, se pondrá solución a este problema.