GRANADOS

El exconsejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha salido pasadas las 15.30 horas de este miércoles de la cárcel de Estremera en la que ha permanecido dos años y medio en prisión preventiva por su implicación en la trama ‘Púnica’. Todo ello, después de que el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, decretase su puesta en libertad tras abonar Granados el doble de la fianza impuesta (400.000 euros) consistente en dos fincas propiedad de su madre que heredó y sus cuñados, ya que ha dicho que no tiene “ni un solo euro” porque el juez Velasco bloqueó sus cuentas.

A su salida de prisión, Granados ha dicho ser “inocente” y ha asegurado que nunca ha metido “la mano en la caja”. Y así, el exconsejero, con polo amarillo, vaqueros y deportivas azules, ha sido rotundo al afirmar que “en el sumario no hay ni un solo indicio que pueda confirmar que tenga dinero en alguna cuenta en el extranjero”.

En este sentido, Granados ha apuntado directamente a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y a la Fiscalía, a quién pedirá responsabilidades por “informes falsos, especulativos, incompletos” que irá “desmontando uno por uno” y que han sido “filtrados por personas concretas” pertenecientes “al aparato del Estado”.

Granados también ha asegurado que “no hay ninguna manta de la que tirar. No he visto jamás ninguna irregularidad en las cuentas del Partido Popular”. Y, en este sentido, ha apuntado que “hay una enorme obsesión por parte de determinados estamentos de descubrir la financiación irregular del PP de Madrid y no puedo tirar de ninguna manta que, hasta donde sé, nunca ha existido”.

Además, ha querido pedir respeto a la presunción de inocencia del que fuera compañero de partido y filas, el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, en prisión provisional por el ‘caso Lezo’, antes de sentenciar que “en España no existe la presunción de inocencia”.