Las obras para habilitar un tercer carril en la A-5 entre Móstoles y Parque Coimbra tendrán una duración de seis meses. Durante ese periodo y en hora punta, la R-5 será gratuita, tal y como ha adelantado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Este tercer carril se introducirá entre los kilómetros 19,1 y 22,4 en sentido Badajoz; y entre los 17,85 y 22, en sentido Madrid, un tramo en el que son habituales los atascos. La inversión total para acometer esta ampliación será de 7,1 millones de euros. Según los datos del Ministerio de Fomento, este tramo cuenta con alrededor de 100.000 vehículos diarios, lo que explica que al existir solo dos carriles se produzcan esos “atascos crónicos”.

El ministro ha explicado que para minimizar los efectos en el tráfico, pese a que “se ocasionarán molestias”, se va a reducir la anchura de los carriles de 3,5 a 3 metros para que se puedan seguir utilizando; y, a su vez, que será gratuito el tramo entre Navalcarnero y la conexión con la autovía de circunvalación M-50 de la autopista de peaje R-5, entre las 7 y las 10 horas de lunes a viernes, y entre las 17 y las 23 horas los fines de semana y los días festivos.