AYUNTAMIENTO ALCORCON

Que las relaciones entre el Gobierno local y la oposición son malas es una obviedad de un tiempo a esta parte. El nuevo enfrentamiento se ha producido a cuenta de las reivindicaciones del colectivo LFTBI. Y es que, tanto Ganar Alcorcón, como PSOE y Ciudadanos acusan a David Pérez de “discriminar” al colectivo y de negarse a colocar la bandera arco iris en el Ayuntamiento.

Además, en la Junta de Portavoces, Ganar Alcorcón señala que el “PP ha intentado relegar la intervención del colectivo Arcopoli al final del Pleno y ha rechazado la propuesta de declaración institucional en favor del colectivo”. Aunque finalmente Arcopoli si hablará en el próximo Pleno.

Para el portavoz de Ciudadanos, Alfonso Reina, “se trata de un simple gesto que marcaría un paso más en la lucha por la igualdad, más cuando esta semana se celebra el World Pride Madrid 2017”.

“ARMA ARROJADIZA”

Desde las filas populares niegan estar “en contra de colocar la bandera arcoíris como conmemoración del Día Internacional del colectivo LGTBI” al que “defienden” y acusan a Ganar Alcorcón de “usar a cualquier colectivo como arma arrojadiza”.

Así, la portavoz del PP, Ana González, ha querido dejar constancia de que “nuestra intención siempre ha sido, es y será buscar el consenso en la defensa de los derechos de las personas LGTBI, pero parece que si no se hace al gusto de algunos, aunque todos queramos defender lo mismo, se nos pone al Partido Popular en el ojo del huracán con un fin espurio que en nada beneficia a las personas a las que queremos proteger”, y recuerda que el municipio es puntero en la persecución de los delitos de odio.