Noelia Mansilla

Que Alcorcón es una ciudad donde se practica mucho deporte lo dice la estadística. También la de los cuerpos y fuerzas de seguridad, tal y como se desprende de la elevada participación de efectivos alcorconeros en numerosas competiciones a nivel nacional e internacional. Y no solo destacan por la cantidad. También hay calidad. Noelia Mansilla es un ejemplo paradigmático de ello.

A sus 38 años, esta agente de la Policía Municipal de Alcorcón ha cosechado un buen puñado de éxitos a lo largo de una dilatada trayectoria deportiva. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana obtuvo un más que meritorio noveno puesto en su categoría (48ª de la general) en el multitudinario Medio Ironman de Vitoria.

Su vocación por el deporte viene de lejos. “A los 9 años se creó un grupo de atletismo en el colegio y empezamos a participar en actividades extraescolares”, recuerda antes de agregar que “un hermano de mi padre es el que empezó a inculcarme la pasión por el atletismo. Hasta hace tres o cuatro temporadas estuve en el Club Atletismo Alcorcón” -llegó a ser subcampeona de España en pista cubierta- “y luego pasé al Atletismo Arroyomolinos. Y éste ha sido mi primer año federado en el Club de Triatlón Triarroyo”, relata.

Incluso a nivel de estudios le salía la vena deportiva. “Obtuve la licenciatura de Educación Física y me hubiera gustado mucho trabajar en algún polideportivo con gente mayor a nivel terapéutico”, admite, “pero como no había una salida factible al menos a corto plazo me preparé la oposición para policía y aquí sigo”.

Noelia lleva nada menos que diez años trabajando en el turno de noche, una circunstancia que lejos de convertirse en un contratiempo le permite compaginar profesión y devoción. “Tengo más tiempo para entrenar que si me dedicase a cualquier otro trabajo”, sostiene sin ocultar que sus jefes también colaboran lo suyo, “ya que nos dan muchas facilidades a la hora de poder asistir a las competiciones”.

Ni que decir tiene que su pasión por el deporte, y esencialmente por el mundo del running, le reporta ciertas ventajas a la hora de echar mano a los ‘cacos’ que pululan por Alcorcón. “Yo mucho reprís no tengo, pero si no lo coge algún otro compañero en los 200 primeros metros al kilómetro seguro que cae porque yo soy más de fondo. Cuando ven que no te rindes al final acaban cayendo”, comenta en tono divertido.

Su mayor éxito a nivel de resultados lo tiene claro. “Fue el tercer puesto que conseguí en la general del Maratón de Madrid, pero fíjate que es una carrera en la que sufrí muchísimo y creo que hasta la borraría”. Por eso prefiere quedarse con la Media Maratón de Béjar, “la mejor carrera que he corrido nunca, la más bonita. El circuito es precioso y encima estaba allí toda la familia y gané, así que posiblemente sea la que mejor recuerdo me ha dejado”.

Fiel a su indómito espíritu, Noelia no se conforma con lo obtenido y tiene sus propios sueños. “Me gustaría poder correr algún el Maratón de Nueva York. Este año no me dio tiempo a sacar el dorsal, pero igual la próxima edición sí cuadra. Y otro de los retos”, subraya, “es bajar de las tres horas en el maratón porque tengo 3:02 y creo que lo puedo conseguir”. Para ello dedica a entrenar casi dos horas diarias de su tiempo seis días a la semana. Casi nada.

NOELIA MANSILLA: “EN LA COMISARÍA HAY BUEN ROLLO Y ESE ES EL SECRETO”

Las cifras indican que los cuerpos y fuerzas de seguridad de Alcorcón predican con el ejemplo en materia deportiva. “En el Campeonato de Europa de Policías y Bomberos de junio del año pasado en Huelva fuimos uno de los municipios que más participantes llevó, Si no me equivoco fuimos 17 o 18 policías y dos bomberos”, señala Noelia Mansilla a modo de ejemplo.Noelia Mansilla 2

Puestos a buscar las causas de semejante proliferación de deportistas de cierto nivel dentro del gremio, la agente alcorconera está convencida de que tiene que ver “con la afinidad que tenemos en la comisaría. Somos como una piña, hacemos grupo y siempre nos animamos unos a otros. Competimos en pádel por parejas, hay gente que sale junta en bicicleta, etc. Hay muy buen rollo y ése es el secreto, que nos motivamos mucho a la hora de apuntarnos a diversas pruebas”, recalca.

Y no duda de que este buen ambiente de la comisaría se traduce en una serie de beneficios. “Laboralmente el deporte nos ayuda muchísimo. Si compartes mucho tiempo libre con los compañeros, cuando nos llega algún aviso todo es más sencillo. Yo llevo cinco años con el mismo compañero”, dice a modo ilustrativo, “y hago competiciones mixtas con él. Ya hemos ganado varias carreras. No hemos discutido nunca en todo este tiempo”.

Su inconformista carácter le lleva a plantearse siempre nuevos retos. “He empezado a hacer escalada y a esquiar. La rutina mata y hay que probar nuevas cosas”, recomienda, “por eso llevo tanto haciendo deporte”.