Fuenlabrada-Recinto-Ferial

El Pleno del 21 de septiembre aprobará las primeras modificaciones urbanísticas del nuevo recinto ferial, que ocupará 170.000 metros cuadrados en la zona próxima a La Pollina. La elección de este terreno, según el Ayuntamiento, se debe a que el 80% de la parcela es terreno municipal y da la posibilidad de construir un gran parque con “una importante zona forestal”. Tras la aprobación del Plan se espera que las obras empiecen en 2018 y se inaugure el recinto en 2019.

Sin embargo para Ciudadanos y PP no valen los argumentos del Gobierno local. Así, la líder de la formación naranja en Fuenlabrada, Patricia De Frutos, ha criticado que el proyecto se esté haciendo “sin transparencia” y ha apuntado a una encuesta interna realizada por su partido durante meses en las calles de la ciudad donde el 90% de los vecinos rechazaba el traslado del recinto a La Pollina.

El portavoz del PP, Sergio López, iba más allá y lo calificaba de un “profundo error y una equivocación rotunda” la elección de La Pollina para ubicar el nuevo recinto que costará 10 millones de euros. “Aún estando de acuerdo que hay que sacar el recinto actual del centro de la ciudad, trasladarlo a La Pollina supone descafeinar la esencia de las fiestas y trasladar el problema a una zona donde se prevé también la construcción de viviendas.”

Así, López apuntaba a la posibilidad de algún “interés oculto” en el traslado del recinto, ya que el Plan que aprobará el Pleno, aunque reúne todos los cauces legales, “se ha planteado para evitar el control de la Comunidad de Madrid”. A pesar de ello, y por la necesidad de un nuevo recinto que dé mayor seguridad a la ciudad que el ya existente, López ha adelantado la abstención de su grupo en la votación de este punto, lo que “llama la atención” del Ejecutivo local que acusa al líder de los populares de “buscar titulares”.