Garitano y Bordalás

A veces los sueños se cumplen. Mediado el mes de enero de 2016, la presidenta del CD Leganés confesaba durante una visita a la redacción de Al Cabo de la Calle que a esas alturas ni siquiera había tenido tiempo “de soñar con el ascenso a Primera división” -acabarían subiendo en junio de ese año- pero ya entonces dejaba volar la imaginación y admitía que “un derbi Leganés-Getafe en Primera sería increíble, seria lo más de lo más”, reconocía Victoria Pavón, que este viernes verá cumplido, pues, un sueño largamente perseguido por ella, pero también por muchos miles de aficionados de dos ciudades hegemónicas en la zona sur y dispuestas a vivir un momento sin duda capital.

Hablamos nada menos que del primer derbi de la historia entre el CD Leganés y el Getafe CF en la máxima categoría del fútbol español y a nadie se le escapa que sobre el terreno de juego se ventila esta vez mucho más que tres puntos. La competencia siempre ha sido máxima en los enfrentamientos entre ambos contendientes, ya fuera en Tercera, en Segunda B o en Segunda, así que parece lógico pensar que en Primera división el zafarrancho será de los que hacen época.

Pero aunque uno y otro adversario se afanarán a toda costa por anexionarse la victoria en este histórico duelo, ambos contendientes llevan varios días haciendo campaña para que prevalezca el juego limpio. Tal es así que el eslogan elegido para la ocasión es ‘Máxima rivalidad, máximo respeto’ y hasta la fecha ninguno de los protagonistas ha sacado los pies del tiesto.

Los primeros en lanzar un nítido mensaje de deportividad fueron los alcaldes de ambas ciudades y este jueves han hecho lo propio los inquilinos de ambos banquillos, Asier Garitano y Pepe Bordalás, que un día antes habían comparecido juntos en Butarque para la tradicional sesión de fotos de este este de duelos.

Si algo ha marcado el descurso de ambos técnicos en la víspera del derbi es el respeto al adversario y el deseo de que la afición disfrute del espectáculo. “Que lo pasen bien porque el fútbol es un espectáculo. Que vengan y animen al equipo“, ha enfatizado el responsable del banquillo del CD Leganés, Asier Garitano, que no tiene demasiado claro “si el Getafe será un rival directo”, pero qué sí está convencido de que “es un rival potente y vamos a necesitar nuestra mejor versión”.

Garitano admite que “la rivalidad que hay con Getafe será especial para la gente”, aunque recalca que a nivel personal no ocurre lo mismo. “La forma de preparar el partido será la misma de siempre. Para mí todos los partidos son fundamentales”, enfatiza.

Bordalás, por su parte, reconoce que a la hora de afrontar este histórico duelo “hay respeto, pero miedo nunca. Va a ser un partido muy táctico y muy atractivo, y estoy convencido de que en cuanto los jugadores salten al terreno de juego y vean el ambiente se darán cuenta de lo que es el derbi”.