El segundo día de fiestas en Pinto acabó de la peor forma posible: con una batalla campal en la macrodiscoteca instalada por el Ayuntamiento en el IES Pablo Picasso. Al parecer, según relatan testigos, el recinto se llenó más de lo previsto y los que quedaron fuera protestaron lanzando botellas y provocando heridos, entre ellos agentes de la Policía Local, obligados a intervenir junto a la Guardia Civil.

En su cuenta de Twitter, los agentes de la Policía Local de Pinto ya han comunicado su vuelta al trabajo “con magulladuras”, mientras el PP local ha exigido explicaciones al Gobierno local por el cambio de ubicación del recinto y crítica al Ejecutivo su “descoordinación” e “incapacidad”, provocadores a su juicio de la batalla campal.

Por su parte, el Gobierno local ha tomado la decisión de cerrar la macrodiscoteca para lo que queda de fiestas, a raíz de los altercados.

Por otro lado, tanto Pimer Protección Civil como Policía Local se vieron obligados a intervenir hasta en nueve ocasiones por agresiones y altercados en el segundo día de fiestas.