El próximo lunes, 31 de mayo, la plantilla de Schneider Electric en Griñón (alrededor de 180 trabajadores) saldrán desde la puerta de su factoría hasta el Ayuntamiento del pueblo, para manifestarse por el empleo y el futuro de su centro de trabajo.

Está decisión, que ha sido tomada por el comité de empresa, es para seguir exigiendo “la recuperación de las cargas de trabajo, la readmisión de los compañeros despedidos y la búsqueda de nuevos proyectos para garantizar el futuro de la planta”.

Los representantes de los trabajadores y la empresa han mantenido diversas reuniones en el ultimo mes, y para Comisiones Obreras (CC.OO) la compañía “sigue insistiendo en profundizar en la subcontratación del trabajo y en la contratación eventual como modelo empresarial”.

Además recuerdan que hace más de un año, se viene reclamando un plan industrial. “Es  lamentable comprobar que, para la dirección de Schneider Electric, dicho plan industrial sean solo despidos, la subcontratación y la precariedad laboral”.

Así pues, la manifestación se iniciará el próximo lunes, 31 de mayo, a las 13.00 horas desde la puerta de la factoría (carretera de Navalcarnero a Chinchón, km 21,300) finalizando el recorrido previsto a las 15.00 horas en la Plaza Mayor, donde se hará entrega de sus reivindicaciones a los distintos grupos municipales de Griñón.