La prohibición de las reuniones en toda la región, tanto en espacios públicos y privados, desde la medianoche hasta las 6.00 horas, entra en vigor este sábado, tras el decaimiento del Estado de Alarma a las 16.47 horas. Una suerte de ‘toque de queda’, con el que la Comunidad de Madrid quiere atajar los contagios de coronavirus.

Esta es una de las medidas anunciadas el viernes por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en rueda de prensa en la que indicó también, que se pondrán en marcha restricciones a la movilidad en 32 zonas básicas de salud de la región, en sustitución del Estado de Alarma, que entran en vigor el lunes.

Ante semanas “complicadas”, para toda la región se mantiene la limitación de reunión durante el día de seis personas “salvo que sean convivientes”. Con respecto a la hostelería y la restauración se suspende el servicio de barra y en mesa se reduce el aforo al 50 por ciento y en terrazas al 75 por ciento.

Asimismo, en los salones de banquete se reduce el aforo al 50 por ciento. “No podrán abrir antes de las 6.00 horas y el cierre será a las 00.00 horas, no pudiendo admitir clientes desde las 23.00 horas”.

Los establecimientos comerciales no podrán iniciar la actividad antes de las 6.00 horas y deberán cerrar a las 22.00 horas, a excepción de los que presten servicios imprescindibles e inapalazables. El aforo permanece como hasta ahora, al 75 por ciento.

AFOROS Y ACTIVIDADES AL AIRE LIBRE

Por su parte, los cines, auditorios y teatros reducen su aforo al 50 por ciento, salvo salas multiusos polivalentes que quedan al 40 por ciento. También deberán cerrar a las 00.00 horas, al igual que las residencias y colegios mayores.

Las instalaciones deportivas al aire libre no podrán abrir antes de las 6.00 horas y deberán cerrar a las 00 horas. Mientras que en gimnasios se reduce el aforo a un 50 por ciento y a grupos de seis personas.

Los parques y jardines deberán cerrar también en el mismo horario al igual que los establecimientos de juegos y apuestas, donde además se reduce el aforo a un 50 por ciento. Asimismo, en las instalaciones funerarias se reduce el aforo al 50 por ciento así como en los lugares de culto.