Ese es al menos el sentimiento que tienen en la ‘Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También’, que a través de un duro comunicado a denunciado las intenciones del Gobierno de España y sus socios de aprovechar la situación de excepcionalidad que vive España, para llevar a cabo este fin, a través de una nueva Ley de Educación.

“Quieren traspasar en 10 años a todos los alumnos con discapacidad intelectual de los centros especializados a los colegios ordinarios”, dice la Plataforma. Una decisión, a su juicio, que no ha sido consensuada.

“Los grupos parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos han decidido aprovechar esta situación de excepcionalidad, valerse del caos y la incertidumbre sanitaria, social, económica y política que vivimos en el país para seguir tramitando la conocida como Ley Celaá (en referencia a la ministra de Educación)”, prosiguen.

Y hacen alusión a la Disposición Adicional Cuarta de dicha Ley, que estipula que: “Las administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”.

Para la Plataforma, eso significa “limitar los centros de Educación Especial únicamente a los alumnos que requieran una atención muy especializada” y “eliminar la mayoría de centros existentes, arbitrariamente, en 2030”.