El PP de Pinto ha acusado al alcalde, Diego Ortiz, de “saltarse” un informe de la técnico municipal de Sanidad para celebrar la jornada ‘Perros al agua’ que tuvo lugar el pasado mes de septiembre, en el último día de apertura de la piscina municipal.

La actividad consistía en que las mascotas pudieran acceder a un vaso de la piscina. “Una actuación que no contó con el visto bueno de la inspectora sanitaria del Ayuntamiento, que llegó a pedir su suspensión, extremo que fue rechazado por el ejecutivo de Juan Diego Ortiz”, dicen los populares de acuerdo al informe que llevaban dos meses solicitando y al que ha tenido acceso Al Cabo de la Calle.

En este sentido, consideran que “la programación de este acto vulneraba la legislación autonómica y la normativa local en diversos artículos como el 34 del Decreto 80/1998, por el que se regulan las condiciones higiénico sanitarias de piscinas de uso colectivo en la Comunidad de Madrid, que prohíbe la presencia de animales en el recinto de las piscinas; y el artículo 12.c de la ordenanza municipal reguladora de la protección y tenencia animal, que especifica la prohibición de entrada y permanencia de animales domésticos en piscinas de uso público”.

La inspectora informó al Gobierno de Pinto de estos obstáculos “pero fue obviado por el propio alcalde, que exigió la celebración de este evento, a sabiendas del quebrantamiento de la ley”, exponen finalmente desde el PP pinteño.

En el Pleno del 26 de septiembre, la portavoz de Ciudadanos Pinto, Nadia Belaradj, ya preguntó por esta cuestión recordando que iba contra la ordenanza municipal, tal y como ahora se ha conocido por el informe de la inspectora sanitaria.