Alcorcón es una de las ciudades de la Comunidad de Madrid con menos esfuerzo fiscal, según se ha publicado el Ranking Tributario de los Municipios Españoles 2017, y ha hecho oficial el propio Ayuntamiento.

“Desde que en 2011 comenzamos a gestionar el Gobierno de Alcorcón nos marcamos el objetivo de sanear las cuentas municipales sin hacer recaer el esfuerzo en los vecinos de Alcorcón”, ha dicho el alcalde, David Pérez, que se ha felicitado por estos resultados, recordando además que desde junio de 2011 hasta la actualidad, su Gobierno no ha modificado los tipos de gravamen de los impuestos municipales.

El Ejecutivo local recuerda que durante la etapa de Gobierno socialista (2003-2011), el tipo de gravamen del IBI se elevó desde el mínimo legal establecido del 0,400% hasta el 0,464%, al tiempo que se incrementó el valor catastral de los bienes inmuebles de naturaleza urbana, que constituye la base imponible del impuesto. La base imponible se incrementó notablemente, lo que supuso en muchos casos que se duplicara su valor de 2008.

Desde 2009, y como consecuencia de la revisión catastral, la base liquidable del IBI se incrementó anualmente un 10% del incremento, con el fin de graduar la subida en los diez años siguientes. Esta subida del impuesto fue programada en 2008, y se ha mantenido hasta 2018, sin que el equipo de Gobierno actual pudiera modificarla como consecuencia del plan de ajuste.

“A pesar de encontrarnos una deuda de 612 millones, una fuerte destrucción de empleo y un periodo de pago que superaba los 900 días, apostamos por la congelación y la bajada de impuestos”, sostiene Pérez, que añade que “después de pagar casi 400 millones de deuda, hemos recuperado la estabilidad económica y la credibilidad de nuestra ciudad, lo que está atrayendo inversión que se traduce en creación de empleo”.