Desde el pasado viernes, 15 de mayo, vecinos del barrio de Parque Lisboa de Alcorcón han salido a la calle, con cacerolas y banderas de España, a protestar por la gestión del coronavirus hecha por el Gobierno.

Cada día, las movilizaciones han ido aumentando de personas y hoy, radicales de extrema izquierda han tratado de reventarlas. Sin embargo, la Policía Nacional ha hecho un cordón de seguridad que ha evitado que estos radicales lograran su propósito.

Desde el PP de Alcorcón han dado las “gracias a la Policía Nacional por proteger a los vecinos, frente el grupo radical que ha acudido a reventar su protesta pacífica”.

Por su parte, desde VOX Alcorcón han responsabilizado a Jesús Gamonal, exconcejal de UPyD y cargo de confianza de la alcaldesa, de estos “ataques de la extrema izquierda”.

Y es que Gamonal señaló en un tuit que “la extrema derecha (VOX) y la extrema derecha disfrazada (PP), continúan alentando la manifestación ilegal que se produce por las tardes en Alcorcón, poniendo el riesgo vidas de personas y el cumplimiento de la desescalada”. Por eso desde VOX han pedido que sea cesado. 

“EL USO DE LA VÍA PÚBLICA ES UN DERECHO DE TODOS”

El segundo teniente alcalde de Alcorcón y líder de Unidas Podemos en la ciudad, Jesús Santos, señalaba este domingo que “está muy bien que quien quiera se manifieste, siempre que respete las medidas de seguridad”. Además, recordaba que Parque de Lisboa es “mi barrio, el barrio de mi infancia, de mis padres y que hace un año estaba sepultado de basura”.

Así Santos, en un vídeo en su perfil de Twitter, acusaba a los partidos de derecha de “alentar” estas caceroladas, cuando hace un año llenaron “el barrio de mierda”.

Hoy lunes, y tras el conato de enfrentamiento en la ciudad, Santos ha insistido en que “el uso de la vía pública es un derecho de todos, no el privilegio de unos pocos. Colectivamente, habíamos alcanzado el consenso de usarla con responsabilidad para vencer al virus, pero la extrema derecha lo ha roto con sus convocatorias”. De modo que, a su juicio, “hay gente que responde”.

“Las caceroladas rompieron el consenso y por eso tienen respuesta”, ha añadido este lunes el segundo teniente alcalde de Alcorcón. Si bien, el pasado 18 de marzo aplaudía las caceroladas contra el Rey Felipe VI desde los balcones de la ciudad.