El campo de fútbol municipal ‘Juan Antonio Anquela’ es una realidad desde este jueves en Alcorcón. El carismático técnico jiennense, santo y seña de la afición alfarera, recibió un merecido homenaje en las instalaciones del antiguo campo municipal Prado de Santo de Domingo, que a partir de ahora llevará su nombre y que se encuentra ubicado junto al estadio de Santo Domingo.

La iniciativa partió de la Federación de Peñas del Alcorcón, que la trasladó a las autoridades municipales y éstas dieron su visto bueno eligiendo la fecha de este jueves como la más propicia teniendo en cuenta la cercanía del final del reciente campeonato liguero, que además se saldó con otro incontestable éxito para Anquela al llevar al equipo a una permanencia tremendamente sufrida hasta al final.

En el acto no faltó la presencia de jugadores arropando a su míster, así como una nutrida representación de la Corporación municipal encabeza por la alcaldesa, Natalia de Andrés, de las peñas de la AD Alcorcón y del propio club alfarero.

La alcaldesa explicó tras el emotivo acto que “la ciudad ha rendido homenaje al entrenador del Alcorcón y a partir de hoy tendremos el campo de fútbol municipal Juan Antonio Anquela. Se trata”, subrayó, “de un homenaje más que merecido para una persona que lleva Alcorcón en su corazón”.

Desde la Federación de Peñas señalaron que “ha sido un día muy especial para la afición alfarera y por supuesto para Juan Antonio Albacete Anquela. No te mereces un campo, te mereces una ciudad, míster”, sostuvieron desde el el colectivo de aficionados, “y nunca se te podrá recompensar todo lo que nos has dado y lo gran persona que eres”.

De hecho, los peñistas han puesto en marcha una campaña a través de las diversas redes sociales en la que exigen al club alfarero la continuidad la próxima temporada del técnico andaluz  con el hastag #AnquelaRenovación. Y está teniendo una enorme repercusión.

“A mí esto me ruboriza muchísimo porque simplemente he hecho mi trabajo y no creo que sea merecedor de algo así”

El propio Anquela, por su parte, se dirigió a los presentes en la instalación admitiendo que “a mí me ruboriza muchísimo porque simplemente he hecho mi trabajo y no creo que sea merecedor de algo así, pero pidiéndolo quien me lo ha pedido no me puedo negar , Es más, para mí es un placer inmenso”, remarcaba.

“Desde el domingo a las once de la noche soy el hombre más feliz de todo Madrid”, decía en alusión a la permanencia conseguida ante el Espanyol, “porque me he quitado un peso de encima. Y finalizaba conquistando el aplauso unánime de los presentes al recordar que “ahí arriba figura el lema de ‘hasta el último minuto del último partido’, pero yo voy a poner debajo: chavales, procurad que sea un poquito antes porque no sé si vamos a llegar vivos”.