“El lunes arreglo lo de las Plusvalías. Dicho y hecho”, decía la ministra de Hacienda María Jesús Montero, ante los socialistas andaluces, que irrumpían en aplausos. Y ni 24 horas después, el presidente Pedro Sánchez, sobre los dos estados de alarma inconstitucionales, señalaba: “Lo haría de nuevo”. Más aplausos…

Montero avisaba que seguirá saqueando nuestros bolsillos, en base a un impuesto abiertamente confiscatorio. Por su parte Sánchez se mostraba orgulloso de comportarse como un tirano pisando la Constitución. Esto es: nuestros derechos y libertades. Y todo por no ser controlado con los mecanismos legales.

¡Un carajo lo de salvar vidas! Como lo es que con Plusvalías y ahora la subida de las cotizaciones -toma Gobierno obrero- se quieran mantener servicios públicos y pensiones. Son tahúres, trileros que nos han llevado a la ruina entre aplausos de una masa idiotizada. La misma que baten palmas mientras España sufre sus consecuencias.