Isabel Díaz Ayuso y Enrique Ruiz Escudero, en las obras del Hospital de Emergencias (Foto: Comunidad de Madrid)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha visitado este martes las obras del nuevo Hospital de Emergencias de Valdebebas. Un centro público, con el que el Gobierno regional “se adelanta en un momento de incertidumbre”, ha destacado la presidenta.

“Lo que estamos haciendo con el inicio de estas obras es gestionar contratiempos y prepararnos. No podemos quedarnos de brazos cruzados, porque un paso atrás sería imperdonable”, ha dicho Ayuso, acompañada del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante su visita a las obras, que arrancaron el 1 de julio.

Tal y como ha desgranado la dirigente madrileña, las obras concluirán a finales de otoño, lo que permitirá contar para entonces, con 1.000 nuevas camas dedicadas al coronavirus o a otras contingencias que se presenten, tras una inversión de más de 50 millones de euros.

Esta nueva infraestructura se va a convertir en una herramienta para dar cobertura a las distintas necesidades asistenciales de los profesionales y del conjunto de hospitales del Servicio Madrileño de Salud. El objetivo es seguir reforzando el sistema sanitario madrileño, con un nuevo centro público “frente a posibles rebrotes de coronavirus u otras enfermedades”.

CARACTERÍSTICAS

Desde el Gobierno regional han recordado que para poder ser capaz de atender cualquier tipo de epidemia/pandemia en el futuro, el hospital será polivalente, basado en pabellones sectorizables desde el punto de vista de instalaciones y modulación (para habilitar únicamente la parte necesaria), y capaz de adaptarse a cualquier plan funcional diseñado por las direcciones asistenciales.

Además, podrá utilizarse como hospital de apoyo durante las campañas de la gripe estacional, así como para dar cobertura asistencial a otros hospitales que se encuentren inmersos en reformas integrales.

La superficie total del nuevo Hospital de Emergencias alcanzará más de 45.000 metros cuadrados en conjunto, organizados en tres pabellones de 7.800 metros cuadrados cada uno, un centro logístico/Almacén Central del Sermas, de 7.900 metros cuadrados; una avenida peatonal, un edificio de usos múltiples que integrará el centro regional de coordinación de epidemias, un memorial para las víctimas del Covid-19 y un monumento dedicado a los profesionales sanitarios.

Asimismo, habrá áreas de Diagnóstico por imagen (salas convencionales y portátiles de rayos X, un equipo de TAC, una reserva de ecógrafos, etc) y un laboratorio. Además, será un centro de referencia en investigación, formación, desarrollo y centro de simulación de nuevas soluciones terapéuticas para esa o futuras pandemias.

DOBLE CIRCUITO PARA EVITAR CONTAGIOS

El nuevo hospital, a diferencia del Hospital de Ifema, tendrá salas polivalentes de curas, que podrán habilitarse como quirófanos, zonas de CMA (cirugía mayor ambulatoria) o sencillas salas de curas, para poder practicar intervenciones menos complejas.

También es esencial para evitar contagios, diferenciar las circulaciones entre pacientes y profesionales, entre circuito de limpio y de sucio, entre altas e ingresos y entre logística/aprovisionamiento y pacientes. Además, se habilitará un sistema de compuertas para el acceso controlado de personas a determinadas zonas de seguridad por riesgo de contagio o exposición a carga vírica.

Como en el Hospital de Ifema, dispondrá de un gran espacio de almacenamiento de material sanitario, EPIs, mobiliario de reserva, electromedicina, fungibles y suministros necesarios. Este almacén funcionará de forma habitual como Almacén Central del SERMAS, desde el que se suministrará material a toda la red de centros del Servicio Madrileño de Salud.