Se acercan los playoffs de ascenso a Liga EBA y el Pintobasket está a un paso de amarrar el primer puesto del grupo impar de Primera Nacional en la fase regular, lo que implicaría una inestimable ventaja en los cruces para el equipo que dirige Pedro Miota. De hecho, le bastaría con imponerse este domingo en su visita al San Agustín de Guadalix para certificar de manera matemática ese primer puesto.

De no ser así, todavía dispondría de un último ‘cartucho’ en casa frente al mismo rival. Y todo ello siempre contando con que sus más inmediatos perseguidores (Getafe, Torrejón y Distrito Olímpico) ganen sus respectivos compromisos.

La realidad es que el conjunto pinteño lo tiene todo a favor, ya que a su excelente racha de resultados (seis victorias consecutivas) une el hecho de que cuenta con casi toda la plantilla disponible. El pasado fin de semana se impuso en un exigente compromiso al NCS Alcobendas (70-76) en un duelo que dejó entrever detalles más que interesantes del último refuerzo del equipo naranja, el brasileño Álex Maniça, que se fue hasta los 10 puntos y 8 rebotes en menos de 20 minutos disputados.

Maniça es un joven alero de 2,02 de altura que posee un gran manejo de balón y un tiro más que decente y cuya incorporación supone un plus para los pinteños de cara al tramo decisivo de la competición a sabiendas, eso sí, de que necesita un lógico periodo de adaptación para ponerse al día de los esquemas tácticos de Miota.