Era cuestión de tiempo, pero lo que nadie podía imaginar era que le hiciera falta tan poco para convertir en realidad su primer gran objetivo de la temporada. El Ynsadiet Leganés ya está clasificado de manera matemática para disputar la fase de ascenso a Liga Femenina Endesa, máxima categoría del baloncesto femenino nacional, y lo ha logrado en tan solo 19 jornadas. El secreto está en que ha saldado con triunfo los 19 partidos que ha disputado y es el primer equipo clasificado del grupo B.

La victoria que concedió a las pepineras su quinto billete para disputar una fase de ascenso llegó ante el Picken Claret (79-66). Las valencianas, que opusieron seria resistencia en un primer cuarto que acabaron incluso adjudicándose (16-19) gracias a su intensidad y acierto en el juego exterior, se vieron arrolladas por momentos en el segundo. Un parcial de 14-0 permitió a las locales abrir una brecha que al descanso era de 8 puntos (45-37).

Sin la contundencia de anteriores ocasiones, el Ynsadiet Leganés supo mantener a buen recaudo su renta en el marcador para acabar imponiéndose por 79-66.

Hasta cinco jugadoras del colectivo dirigido por Antonio Pernas anotaron 10 o más puntos, lo que da prueba de lo repartido que estuvo su balance ofensivo. La más valorada fue Imani Tate, que se fue hasta los 15 créditos gracias a sus 15 puntos y 5 rebotes.

ESTRENO DE AMY SYLL

Al margen de la clasficación para la fase de ascenso, la otra gran noticia del partido del pasado fin de semana fue el debut de Amy Syll, jugadora senegalesa de 27 años y 1,97 de altura que ha sido incorporada para cubrir la baja de Elo Edeferioka, que se desvinculó del club por motivos personales.

Syll, que llegó procedente del Mataró (grupo de Liga Femenina 2), anotó 10 puntos y capturó 4 rebotes en los 14 minutos que estuvo sobre la cancha. Unos números más que aceptables teniendo en cuenta que se había puesto a las órdenes de Pernas pocos días antes del partido y acusó la lógica falta de adaptación.