Javier Aguirre es el faro que trata de guiar al CD Leganés en pos de la ‘tierra prometida’, esa permanencia en la máxima categoría que se decide en las once jornadas del más atípico final de curso que se recuerda. En vísperas de que se reanude la competición, el técnico del colectivo pepinero ha atendido a Al Cabo de la Calle y ha vuelto a dar muestras de su inquebrantable carácter. No esconde que el lastre del nefasto arranque de competición es una losa difícil de superar, pero pone la mano en el fuego por el grupo que adiestra y el corazón le dice que saldrán airosos de tan monumental desafío.

¿Qué sensaciones alberga de cara a la reanudación del campeonato?
Sensaciones buenas. El equipo llega muy bien, fuerte. No tenemos parámetros para medirlos con los otros, pero nosotros llegamos bien, llegamos bien.

Se juegan la vida en once partidos, así que parece que no tendrán licencia para fallar…
No tenemos margen de error desde que perdimos 9 de los 12 primeros partidos. Ahí se puso muy cuesta arriba la Liga y no nos deja margen para fallar. Siento que el equipo está acusando ahora ese déficit de puntos y entendemos que en cada partido se tiene que puntuar porque en las 12 primeras jornadas perdimos todas las posibilidades de estar a la mitad de la tabla.

“No tenemos margen de error desde que perdimos 9 de los 12 primeros partidos. Ahí se nos puso muy cuesta arriba la Liga y no nos deja margen para fallar”

Para abrir boca, dos rivales directos y entre medias el Barça. Casi nada al aparato.
Lo que más me inquieta de esto es saber cómo estamos porque no nos hemos visto nadie. Apenas llevamos una semana juntos y encima nos tocan dos salidas y jugamos cuatro partidos en diez días. Prácticamente no tenemos tiempo de nada. Afortunadamente tenemos una plantilla muy igualada en cuanto a calidad y podemos disponer de todos los jugadores.

¿Qué es lo que más le inquieta de este retorno tan atípico?
De este retorno me inquieta el estado físico, el calor que va a hacer y el nivel que podamos mostrar porque solo hemos podido hacer fútbol entre nosotros.

¿Y lo que mejores vibraciones le transmite?
Las vibraciones son buenas porque hay muy buena actitud. No tenemos lesionados y el equipo llegó bien del confinamiento. En ese sentido estamos tranquilos, estamos bien.

“A los aficionados, decirles que desde casa nos envíen ese apoyo incondicional que siempre han tenido. Aunque no estén con nosotros físicamente, los llevaremos en el alma”

La afición se lo va a perder y eso en el caso del CD Leganés es mucho decir ¿qué mensaje enviaría a la hinchada?
A los aficionados, decirles que desde su casa nos envíen ese apoyo incondicional que siempre han tenido en el estadio. En las buenas y en las malas siempre han estado al lado nuestro. Yo que soy el más nuevo lo he sentido, lo he palpado y he vibrado con su apoyo. Aunque no estén con nosotros físicamente, los llevaremos en el alma, en el corazón.

¿Hasta qué punto apostaría por la permanencia del ‘Lega’?
Esto siempre lo digo con el corazón más que con la cabeza. Nos salvaremos porque somos un grupo humano muy sólido, somos un grupo de profesionales que hemos tenido un campeonato muy complicado. Hemos sufrido bajas importantes de compañeros que se han marchado y luego vino el desafortunado parón. Ahora lo que tenemos que pensar es que hay que sumar en cada partido para quedarnos en Primera.