Nunca es buen momento para visitar a un rival como el Almería, líder de la categoría de plata. Y menos es una situación como la que atraviesa el CD Leganés, en puestos de descenso y con el entrenador tremendamente discutido, hasta el punto de que su continuidad al frente del conjunto pepinero puede depender directamente de lo que ocurra este viernes en tierras almerienses.

De ahí que la comparecencia previa de Asier Garitano a la conclusión del entrenamiento de este miércoles generase una considerable expectación, máximo teniendo en cuenta que todavía ha seguido coleando el episodio provocado por Borja Garcés al acudir a la boda de su hermano el día del partido ante el Tenerife y sin permiso del técnico ni del club.

“Los jugadores tienen sus derechos y sus obligaciones, y se van a cumplir. La obligación de Borja era haber estado ese sábado en el entrenamiento y en el partido. Y eso me parece muy grave. El chaval se disculpó este lunes conmigo y con el cuerpo técnico, luego hizo el entrenamiento como uno más y se fue al club e hicieron un comunicado y un vídeo.  Con todo eso, que cada uno saque sus propias conclusiones”, se ha limitado a señalar el técnico de Bergara, que no ha confirmado si volverá a contar o no con el jugador en la competición.

Ya con la vista puesta en el encuentro del viernes, ha dejado entrever que “podemos jugar un buen partido allí, pero no sé para lo que nos puede dar. Tenemos la posibilidad de fortalecernos mucho en un partido ante un equipo que está siendo muy solvente y está haciendo muchísimos goles”, por lo que ha admitido que “podemos salir muy reforzados de este partido con todas las circunstancias que nos han rodeado”.

“Tenemos la posibilidad de fortalecernos ante un equipo que está siendo muy solvente y está haciendo muchísimos goles; podemos salir muy reforzados de este partido”

Para disponer de opciones de sorprender al líder ha sostenido que “tenemos que mejorar en los aspectos defensivos ante un rival que te va a exigir muchísimo. y luego tenemos que ser un equipo atrevido capaz de generar ocasiones. Es otra oportunidad contra un sensacional rival”.

No ha escondido que la situación es tremendamente complicada, si bien ha mostrado su vertiente más inconformista al remarcar que “cada partido lo siento como un reto y cuanto más difíciles son las cosas, más me tengo que esforzar y así voy a seguir hasta el último partido. Las circunstancias son las que son y no nos ayudan”, ha reconocido, ” por lo que tenemos que dar lo mejor de cada uno para salir de ahí. En momentos de dificultad hay que sacar lo mejor de cada uno para ayudar al equipo”.

“Cuando me llama el Lega, estaban en un momento de dificultad y vine para intentar ayudar; y ahora estamos parecido, pero lo que no sé es quién me va a ayudar ahora a mí”

EL FUTURO DE GARITANO

El otro gran foco de atención de la rueda de Prensa ha sido su propio futuro en el banquillo pepinero, y lo primero que ha hecho Garitano ha sido recordar las circunstancias en las que aceptó regresar al Leganés y establecer una comparación con las actuales. “Cuando me llama el Lega y me dice que venga porque estaban en un momento de dificultad, siento cómo es esto y vine aquí para intentar ayudarles. Y ahora estamos parecido, no estamos en un buen momento deportivo y social. Lo que no sé es quien me va a ayudar ahora a mí”, se ha preguntado.

Lo que si ha descartado con absoluta rotundidad es que se le pueda pasar por la cabeza en un momento dado la posibilidad de arrojar la toalla si los resultados siguen sin acompañar. “Ni voy a abandonar, ni voy a dimitir. Voy a pelear porque esto para mí es un reto y lo sacaré hasta el último momento”, ha recalcado.