La Liga vuelve a escena entre semana y el Getafe recibe este miércoles a las 19.00 horas al Huesca con el inequívoco propósito de refrendar la mejoría experimentada en su anterior compromiso ante el Elche. Fue la del Martínez Valero una victoria balsámica, que vino a aliviar la traumática derrota encajada ante el Valladolid, y que además llegó aderezada por el prometedor estreno de Aleñá y Kubo.

A priori la ocasión parece propicia para encadenar un segundo triunfo consecutivo no solo por la buena imagen ofrecida en Elche, sino también porque enfrente estará el colista, que tan solo ha sido capaz de firmar una victoria en 18 compromisos y que prescindió de Michel tras su derrota ante el Betis. Sin embargo, el cambio de técnico y la llegada al banquillo oscense de Pacheta es posiblemente el tema que más inquiete al Getafe, consciente del posible efecto revulsivo que pueda tener en los jugadores.

BORDALÁS: “EL CAMBIO DE ENTRENADOR SIEMPRE ES UN PLUS”

Así lo entiende Bordalás, que en su comparecencia de este martes advertía que “el Huesca tiene muchos argumentos y un cambio de entrenador siempre es un plus extra. Está mal clasificado, pero la igualdad esta temporada está siendo tremenda y va a ser un partido difícil”, advertía.

También admite el técnico del conjunto azulón que la preparación del partido no ha sido la más idónea “porque no hemos podido trabajar con normalidad” debido a los efectos del temporal de nieve, aunque no quiere que sirva de excusa “porque esto es fútbol y este tipo de problemas no los podemos controlar”.

Lo que sí hace es conceder una enorme trascendencia a este partido y lo llega a catalogar como “una auténtica final para nosotros. Llevamos mucho tiempo sin ganar como local y queremos conseguir una victoria para nuestros aficionados”, desea Bordalás. Y es que el Getafe no suma los tres puntos de una tacada en el Coliseum desde que se impuso al Barça (1-0) el pasado 17 octubre. Más de tres meses en los que su balance en casa es de cuatro derrotas y dos empates, así que pocas ocasiones se antojan más oportunas que la de este miércoles para reencontrarse con el triunfo como anfitriones.