hospital de alcorcon

La Audiencia Provincial de Madrid ha acordado el ingreso en un psiquiátrico dependiente de Instituciones Penitenciarias, del empleado del Hospital de Alcorcón que casi asfixió en octubre de 2019 a una anciana, quien logró salvar su vida debido a la rápida intervención de las enfermeras que escucharon sus gritos de auxilio.

Así consta en una sentencia, en la que los magistrados de la Sección 17 absuelven a Juan José F.G. del delito de intento de homicidio del que había sido acusado, al apreciar la eximente plena de anomalía psíquica por la esquizofrenia paranoide que sufre y la atenuante de reparación del daño.

Por tanto, acuerda que ingrese en un hospital psiquiátrico penitenciaria por un tiempo no superior a siete años por el momento en régimen cerrado. De igual modo, se le condena a la medida de libertad vigilada durante seis años, una vez sea excarcelado, consistente en seguir tratamiento médico externo o a someterse a un control médico periódico de supervisión de su enfermedad.

En el juicio, el acusado manifestó que su psiquiatra no le dio de baja del trabajo ni le aumentó la medicación días antes de los hechos tras acudir a una cita, debido a que llevaba tiempo “sintiéndose raro y oyendo música en su cabeza” al estar sufriendo una descompensación de la esquizofrenia paranoide que sufre.

ASESINATO EN 1999

No era la primera vez que Juan José G. se sentaba en un banquillo de los acusados. Ya lo hizo en la década de los noventa por el asesinato de una anciana en otro hospital, siendo condenado en 1999 a veinte años de cárcel.

Cuando se le detuvo por el primer asesinato, ingresó en la unidad psiquiátrica de un penitenciario y mató a otro preso que dormía en la enfermería de la prisión.

Desde 2007 trabajaba como operador de máquinas de lavandería y tintorería en el Hospital Fundación de Alcorcón. El 31 de agosto de 2019, dos meses antes del suceso, tuvo un ingreso por un intento de suicidio, abandonando el centro en septiembre.

La fiscal solicitó en el juicio dieciséis años de prisión para el acusado por un delito de asesinato en grado de tentativa. La representante del Ministerio Público reclamó que se le aplicara la agravante de reincidencia y, al mismo tiempo, la eximente incompleta de alteración psíquica.

Dada la enfermedad, la fiscal pidió que se le internara en un psiquiátrico durante un periodo de veinticinco años. Frente a ello, la abogada de la acusación particular pidió cárcel para el acusado a estar en contra de que se le aplique un eximente.

MÚSICA EN SU CABEZA

En su declaración, el acusado relató que no recordaba nada de lo sucedido la mañana del 26 de octubre de 2019 cuando entró en la habitación de una paciente. Solo se acordó de oír música en su cabeza, algo que llevaba escuchando desde hace días.

Dos días antes, había acudido a su psiquiatra al sentirse raro. “Me dijo que sufría una descompensación pero no me dio de baja. Mi trabajo era importante”, señaló el encausado. Además, comentó que no le aumentó la dosis de la medicación que toma desde hace años.