La Archidiócesis de Madrid ha informado a primera hora de este jueves de la muerte del sacerdote Rubén Pérez Ayala, por las heridas sufridas a causa de la explosión de una residencia sacerdotal situada en el número 98 de la calle Toledo de la capital, elevando a cuatro las víctimas mortales.

Según ha informado la propia Archidiócesis en su cuenta de Twitter, el sacerdote de 36 años habría fallecido a las 1.42 horas de la madrugada de este jueves después de haber sido trasladado al hospital por las heridas.

Otro de los fallecidos es un vecino de Fuenlabrada, Ivanov Kochev Stefco, de 46 años, que en el momento de la explosión se encontraba en el despacho de Cáritas de la planta baja de ese inmueble.

Respecto a los heridos, once tuvieron que ser hospitalizados y por ahora uno permanece ingresado, si bien se prevé que sea dado de alta este jueves.

DOS SEMANAS PARA DESMONTAR EL EDIFICIO

Por otro lado, el desmontaje del edificio durará al menos dos semanas, según ha dado a conocer este jueves el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de la ciudad.

“Se han iniciado hoy los servicios, se trabaja en la inspección de tres edificios colindantes, pero el desmontaje del edificio no durará menos de dos semanas”, ha expresado a renglón seguido.

Almeida ha manifestado que confía en que si no hay daños en los edificios de la calle, los vecinos vuelvan a sus domicilios entre este jueves y viernes.