“Vallecas nos ha mostrado el camino”. Estas han sido las palabras de Rafael Sánchez, segundo teniente alcalde de Pinto, que han desencadenado la primera crisis del Gobierno tripartito en el municipio, el más caro de la historia pinteña, apenas un mes después de formalizarse.

Y es que la afirmación del líder de Unidas Pinto, que justificaba así las violentas agresiones de ultraizquierdistas a la Policía Nacional (hasta 20 agentes heridos) y a VOX en Vallecas, ha provocado que el alcalde, Diego Ortiz, tenga que salir públicamente a desvincularse de estas lamentables palabras de un representante público.

“Las declaraciones del segundo teniente de alcalde sobre lo sucedido ayer en Vallecas durante un acto de VOX es una opinión personal y, en ningún caso, supone el sentir del conjunto del equipo de Gobierno”, ha dicho Ortiz.

El regidor socialista se ha desentendido así de su socio de Gobierno, y ha expresado que “las actitudes violentas están fuera de lugar en cualquier contexto. La urna es la herramienta democrática para parar a los extremismos”.

En tono jocoso Rafael Sánchez ha espetado a su compañero de Alcaldía: “Sin comentarios”.