La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha presentado su dimisión, tras estallar hace más de 30 días la polémica de la falsificación de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y al haberse publicado este mismo miércoles un vídeo en la que se la habría sorprendido robando cremas en un supermercado.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa convocada con carácter urgente en la Real Casa de Correos donde la dirigente madrileña ha dicho que “este vídeo obedece exclusivamente a un error involuntario. Me lo dijeron a la salida y los aboné”.

En este sentido, Cifuentes ha explicado que “esa grabación se ha utilizado para rematar alguna clase de campaña personal. Ya se me intentó chantajear con ese vídeo hace dos años”.

Finalmente, la ya expresidenta regional ha dicho que “las informaciones de hoy son un paso más en una campaña de acoso y derribo, una campaña que dejó ser política para ser exclusivamente personal”.

CIFUENTES COMPARECE DE BLANCO INMACULADO

Cristina Cifuentes también ha declarado ante los medios que “ha sido un privilegio ser presidenta de la Comunidad, un privilegio difícilmente alcanzable. Me quedo con lo bueno, que ha sido muchísimo. Lo malo lo intentaré olvidar”, ha sostenido vestida de blanco inmaculado.

La ya expresidenta de la región ha dado las gracias a los madrileños ya la labor informativa de los medios de comunicación, aunque ha incidido en que estos deberían hacer “una reflexión de la que en la vida no vale todo y cuáles son las formas de conseguir lo que uno persigue”.