El estreno del nuevo año no ha modificado la adversa dinámica con la que el Alcorcón cerró 2018. De hecho, el 3-0 encajado ante el Extremadura el pasado fin de semana ha supuesto la derrota más abultada en lo que va de temporada, ya que en ninguna de las cuatro anteriores había perdido por más de un gol de diferencia. El bache del conjunto alfarero es ya indisimulable porque las cifras así lo atestiguan, pero desde la plantilla se pide un voto de confianza aludiendo al fantástico desempeño del equipo hasta hace apenas un mes.

Dani Jiménez es uno de los que reivindican ese crédito que el equipo supo ganarse en el primer tercio de la competición. “Venimos de una racha mala, pero el trabajo sigue siendo bueno y con el apoyo de la afición seguramente saldremos adelante. La situación es complicada y las circunstancias están ahí”, admitía este lunes el guardameta andaluz, “pero en el grupo sigue habiendo confianza. Igual la suerte no nos está acompañando últimamente, pero en casa es diferente, tenemos el apoyo de nuestra afición y seguramente sacaremos adelante este próximo partido”, en referencia al duelo ante el Almería

Para ello, Dani apostaba “por ser el Alcorcón de siempre. Tenemos que ser el mismo equipo de principio de temporada. El de garra, de lucha y de solidaridad. Y luego”, añadía, “espero que la afición nos ayude como siempre ha hecho”

En Almendralejo volvía a ponerse bajo palos tras superar una lesión “más grave de lo que creíamos. Pensaba que iba a volver antes, pero las circunstancias mandaban”, explicaba antes de afirmar que se siente “feliz y con confianza. Quería volver a competir y lo he conseguido”.