Alcorcón sigue exportando talento. Y buena prueba de ello es Daniel Pattier Bocos, uno de los diez mejores profesores de España. Al menos por el momento, pues el día 10 de enero podría convertirse en el mejor de todo el país si así lo falla el jurado de los Premios Educa Abanca 2019.

Daniel es vecino de Alcorcón de los de toda la vida. Reside en el Parque Lisboa y ha estado durante cuatro años impartiendo clases en Infantil y Primaria en el colegio Arenales de Arroyomolinos. Domina tres idiomas con certificación -portugués, inglés y español- y actualmente se encuentra en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense realizando trabajos de investigación.

Hasta ahí todo normal -a priori-. Pues este profesor alcorconero es el impulsor del canal de YouTube Canta y Aprende, con 5.496 suscriptores en todo el mundo y millones de visualizaciones a sus videos en los que enseña a sus alumnos a través de la música. Lo que él mismo define como pedagogía musical. Una disciplina sobre la que hablamos en su visita a nuestra redacción.

“Pedagogía viene de la palabra pedagogo, que era el esclavo en la antigua Grecia que llevaba al niño al encuentro con el maestro. Que es justo lo que hace la música”

“En Educación siempre se ha usado una metodología de aprender con cancioncillas, pero no hay como tal una pedagogía musical. Que no es enseñar música, porque yo no soy profe de música. Pedagogía viene de la palabra pedagogo, que era el esclavo en la antigua Grecia que llevaba al niño al encuentro con el maestro. Que es justo lo que hace la música. La música transporta a los niños al encuentro con el conocimiento”.

En este sentido, recalca que “es como el vehículo de aprendizaje. Es, en definitiva, enseñar a través de la música. Algo que se ha usado siempre pero sobre lo que no hay nada estipulado ni escrito”. De ahí la labor de investigación que desarrolla Daniel en la Complutense.

EXPERIMENTO MUSICAL

¿Y de dónde nace esta formación? Pues también tiene respuesta para ello. “Siempre desde pequeño, todo lo que tenía que memorizar lo hacía con una cancioncilla. Luego con los años todavía me acordaba y empecé en la Universidad a hacer canciones y cuando llegue al colegio me di cuenta de que a los niños les encanta la música“, confiesa.

Así nació su primera canción. “Tenían que aprender los Planetas e hice una canción y los padres me decían: cómo accedo a la canción. Pues hice un video donde grababa el tema con mi voz, la subí al canal y fue subirla y empezaron a mandarme mensajes de agradecimiento. Así comencé a hacer canciones para ayudar a otros profesores y familias. Compongo a medida que me van pidiendo”.

Y de las primeras canciones al trabajo puro y duro de campo. “En el colegio hice como una especie de investigación para saber con qué metodología se consigue que aprendan más los niños. Por ejemplo con las capitales de África, que no me las sabía ni yo. Unos se las aprendieron jugando, otros memorizando, otros con las canciones. Les hicimos un examen sorpresa y no te puedes imaginar la cantidad de los que aprendieron y se les quedaron las capitales con la música. Mucho más que jugando y muchísimo más que memorizando”, recuerda.

PROFESOR: UNA VOCACIÓN DE SERVICIO

Quién no recuerda a sus profesores del colegio, instituto e incluso de universidad. Aquellos que vivían sus clases con auténtica pasión. Incluso fervor. Una vocación, la de profesor, esencial para ser maestro de las futuras generaciones. Reflexión que comparto con Daniel y que él también la tiene clara.

“Ser maestro requiere mucho esfuerzo físico y psicológico y si no tienes esa misión de dar la vida por los demás es una pena”

“Es fundamental en Educación que los maestros tengan vocación. Me da mucha pena, ahora que estoy en la Universidad, ver a tantos chavales que estudian para profesor porque no han conseguido meterse en la carrera que querían. Eso es un desastre. Ser maestro requiere mucho esfuerzo físico y psicológico y si no tienes esa misión de dar la vida por los demás es una pena”.

De ahí que el sistema educativo español necesite un gran cambio desde la base. “La entrada en la Universidad y la selección de profesores en la Escuela Pública deberían modificarse. Los idiomas casi no cuentan en la oposición. Ni los premios extraordinarios. Dan más puntos a alguien que haya estado antes chapurreando, no digo todos, en la escuela pública, que alguien que saca mejor nota o cuenta con mayor formación”.

EL TRIÁNGULO DE LA EDUCACIÓN

Otra de las cuestiones que abordamos con Daniel Pattier Bocos es cómo incentivar al profesorado. También aquí nos da la clave de por dónde debería discurrir el camino de la educación pública.

“Cuando los profesores están contentos, los niños están contentos. Y cuando los niños están contentos, lo están las familias. Es el triángulo de la Educación”. Y en este sentido, nos cuenta el drama de la falta de motivación al maestrazgo. Una patología que se sufre en muchas profesiones de este país.

“Cuando los profesores están contentos, los niños están contentos. Y cuando los niños están contentos, lo están las familias. Es el triángulo de la Educación”

“Una de las claves es que una vez que pasas la oposición y eres funcionario se acabó. Vas a cobrar lo mismo te formes más o menos, te quedes más tiempo o menos, te evalúen o no. Esto es un problema porque los seres humanos somos muy cómodos. Otro gallo cantaría si se hiciese un seguimiento. Tú te formas en una nueva metodología o en un idioma nuevo y luego lo aplicas en las clases pues, por ejemplo, te voy a pagar más porque eres mejor profesor y estás mejorando la educación del país. Tenemos un estancamiento entre los funcionarios públicos, por supuestísimo no todos eh, pero somos seres humanos y por naturaleza se tiende a la comodidad”.

Y gracias a esta premisa llegan los resultados. Como por ejemplo estar entre los diez mejores profesores de España después de que los propios padres de alumnos propusieran a Daniel Pattier. Así completamos el círculo de este encuentro. Sabiendo, como dice el galardonado profesor de Alcorcón, “el orgullo que produce saber que haces bien tu trabajo”.