Agentes de la Policía Local de Pinto y de la Guardia Civil desalojaron en la madrugada del sábado al domingo, 23 de mayo, un macrobotellón en el polígono industrial La Atalaya, donde estaban participando alrededor de cien personas.

En una operación conjunta de vigilancia entre ambos Cuerpos, con motivo del decaimiento de las restricciones por el estado de alarma, los agentes consiguieron echar del polígono al centenar de jóvenes que estaba realizando el botellón, prohibido en la Comunidad de Madrid desde el año 2002.

Es más, el pasado 7 de mayo, el consejero en funciones de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, anunció que el Gobierno regional, dentro del Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (PLATERCAM), incrementaría la vigilancia contra esta actividad ilícita, castigada con hasta 500 euros para menores de 18 años, y desde 600 euros en adultos.

DENUNCIAS EN ESTABLECIMIENTOS

También este fin de semana, la Policía Local de Pinto ha interpuesto hasta seis denuncias a establecimientos hosteleros, por incumplir el horario de cierre establecido.

“Acabó el estado de alarma, pero ello no quiere decir que se hayan levantado todas las restricciones y medidas sanitarias”, han dicho los agentes, que también interpusieron nueve denuncias a sendos vecinos, por no llevar mascarilla en vía pública.