Malestar y descontento en los clubes deportivos de Alcorcón con la Concejalía de Deportes. En concreto el Pinar Alcorcón, histórico de la ciudad en el fútbol sala indoor, con hasta catorce secciones desde prebenjamín a cadetes.

En vísperas del inicio de la temporada, el club está desarrollando una serie de partidos contra otros equipos de la Comunidad, y desde el 25 de agosto lleva solicitando jugar en pista interior de polideportivos como La Canaleja o el M-4, pero la Concejalía o hace caso omiso, o deniega la solicitud y les manda a jugar en exteriores.

Al Cabo de la Calle ha hablado con el presidente de la entidad alfarera, que denuncia el “sectarismo” y “desagravio” al que se ven sometidos. Señala que el argumento para rechazarles la petición es que están ocupadas las instalaciones, sin embargo los días que pidieron jugar en interior, estos polideportivos estaban cerrados, y sin autorización no pueden hacer uso de ellos.

Una situación que no entienden y que les obliga este fin de semana a irse fuera de la ciudad a jugar contra equipos de Móstoles, Leganés y Parla.

En este sentido siente que hay “una campaña de acoso y derribo de la Concejalía” que se evidencia en el reparto del uso de pistas interiores para la temporada, pues a ellos les corresponde solo 3 horas a la semana. Un agravio que el PP de la ciudad llevará a Pleno en la próxima sesión.

En lo que llevamos de legislatura, el Gobierno de Alcorcón ya ha mantenido algunos conflictos con otras entidades deportivas, como el Patín Alcorcón o el mal estado de las instalaciones. Recientemente, la presión de los clubes hizo que el Ayuntamiento rectificara de usar la remodelada Canaleja como punto para los conciertos de las fiestas.