hospital de alcorcon

La Policía Nacional ha detenido a Juan José F. G., un trabajador del servicio de lavandería del Hospital de Alcorcón, por intentar asfixiar a una anciana de 82 años ingresada en la Unidad de Traumatología del centro. El hombre llevaba trabajando cinco años en el centro.

Se trata de un varón de 49 años con esquizofrenia que ya fue detenido por estrangular en 1997 a una anciana, también de 82 años, en el Hospital Clínico. Cuando entró en prisión, posteriormente, también ahogó a otro recluso.

El arresto, según han confirmado fuentes policiales, se produjo el pasado sábado sobre las 7.00 horas cuando fue sorprendido por una compañera intentando asfixiar a la paciente, que comenzó a gritar alertando a las enfermeras que estaban en planta.

Inmediatamente, el personal del centro observó que el detenido trataba de asfixiar a la mujer apoyando su cuerpo sobre una almohada y una enfermera acudió a socorrer a la anciana. Fue entonces cuando el arrestado salió de la habitación con pretensión de huir.

Los vigilantes lograron reducir al hombre hasta que fue detenido por los agentes de la Policía Nacional, que procedieron a identificarle. Se le atendió en Urgencias de una herida incisa que tenía en el brazo y fue valorado por la Unidad de Psiquiatría del centro.

En el momento de la detención y a preguntas de los policías sobre qué había ocurrido, el trabajador negó en primera instancia que intentara ahogar a la paciente aunque luego, según han apuntado las mismas fuentes, dijo que él había colocado la almohada sobre la cara de la mujer.

REINCIDENTE

Fuentes de la investigación han detallado que, al hacerse indagaciones sobre su identidad, se comprobó que el detenido ya realizó dos estrangulamientos mortales hace 22 años. La Audiencia Provincial de Madrid decretó su ingreso en un centro psiquiátrico al quedar constatado su trastorno mental por un periodo no superior a 20 años.

Fuentes del Hospital de Alcorcón han dicho que no pueden hablar del caso “al estar bajo investigación judicial”, y han afirmado que no hay nada que apunte a que pudiera haber habido otros casos en el propio centro. “No hay pruebas que permitan concluir que el criminal intentase acabar con la vida de más pacientes en el centro sanitario”, han aseverado.

PENITENCIARIA PSIQUIÁTRICA

Una vez detenido, el juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Alcorcón ha acordado la prisión provisional comunicada y sin fianza para Juan José F. G, que será ingresado en la unidad psiquiátrica.