RUEDA PRENSA RENUNCIA DESPEDIDA ALCALDE MANUEL ROBLES (11)

Manuel Robles dice adiós a la Alcaldía de Fuenlabrada. Era un secreto a voces que no iba a repetir en la siguiente legislatura y por fin lo hizo realidad el regidor rodeado de todo su equipo, en el salón de Plenos y ante una amplia audiencia de militantes socialistas y trabajadores municipales.

En el legado de Robles, 16 años al frente del Ayuntamiento como alcalde -desde 1984 ya era concejal por el PSOE, partido en el que milita desde 1976-. Como todo gobernante, altos y bajos en su gestión. Pero algo indiscutible. Y es que en las cuatro elecciones a las que acudía como candidato socialista, cuatro comicios que ha ganado. Sobreviviendo a los peores años del socialismo, Manuel Robles ha sabido mantener el bastón de mando, incluso cuando el cinturón rojo del sur de Madrid caía estrepitosamente.

En 16 años, Robles ha sabido ganarse la confianza de los fuenlabreños y en su haber deja a Fuenlabrada como la sexta ciudad menos endeudada de toda España

En 16 años, Robles ha sabido ganarse la confianza de los fuenlabreños y en su haber deja a Fuenlabrada como la sexta ciudad menos endeudada de toda España. Datos del Ministerio de Hacienda. Y también con una agenda social pionera en muchas ocasiones a nivel nacional y admirada desde distintos sectores. En su despedida, quien en febrero será ya exregidor, destacaba como ejemplo la fuerte inversión en ayudas al estudio en todas las etapas educativas que ha puesto en marcha su Ejecutivo en todos estos años. Y es de admirar el esfuerzo que realiza el Ayuntamiento en este sentido, copiado por otros muchos municipios en todo el territorio peninsular.

Pero la marcha de Robles de Fuenlabrada -aunque seguirá como secretario general del PSOE a nivel local y presidente del PSOE-M- también deja un después y deberes pendientes para su sucesor. Previsiblemente y al menos hasta las elecciones de 2019, este será Javier Ayala, primer teniente alcalde de la ciudad. Ayala tiene un año para relanzar su imagen entre los vecinos y, quien sabe, ganarse el crédito suficiente entre sus compañeros de partido para ser el próximo candidato. Entre ellos, el del presidente del PSOE local, José Quintana, histórico del partido, un peso pesado del socialismo fuenlabreño que en una entrevista para este periódico ya vaticinaba la necesidad de primarias.

El actual Gobierno de la era post-Robles afrontará problemas pendientes como el agujero a las saneadas cuentas que supone el convenio con Forus

Pero lejos de cuitas internas, Javier Ayala y el actual Gobierno local de la era post-Robles afrontarán, además de la falta de su líder con todo lo que eso conlleva en imagen, los problemas que se han quedado pendientes y que aún perduran. Como, por ejemplo, el agujero en las saneadas arcas municipales que supone el convenio con Forus y que en cuatro años se ha triplicado el montante que el Ayuntamiento destina al gimnasio. O, por ejemplo también, la revitalización de la industria fuenlabreña, con mejores relaciones con la Comunidad de Madrid para impulsar proyectos como El Bañuelo, que a buen seguro rebajarán las cifras de paro que en Fuenlabrada, al contrario que en municipios vecinos, siguen siendo sonrojantes. Sin olvidar la elevada presión fiscal o un mejor servicio de limpieza en la ciudad, dividida en dos en esta materia.

En definitiva, la marcha de Robles supone un antes y un después para la ciudad, que dice adiós a uno de sus alcaldes más representativos pero que debe continuar su día a día.