El 49,9% de las agresiones que se producen en centros públicos de la Comunidad de Madrid son a profesionales de Enfermería, según se recoge en el Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (REMAC), gestionado por el Gobierno regional.

“Y este dato sólo es la punta del iceberg de una realidad mayor que esconde ataques a la integridad moral, insultos, coacciones y vejaciones menos contundentes, pero muy lesivas y habituales derivado del ejercicio de  su condición profesional, por ser asumido como parte de la relación de ayuda que presta el sanitario,” explica Verónica Díaz Sánchez, responsable de Salud Laboral de SATSE Madrid.

“Ninguna causa puede justificar una agresión”, insiste Díaz, recordando que una agresión siempre es un accidente laboral, y por ello hay que notificarlo para garantizar al profesional su atención y rehabilitación integral, tanto sanitaria como psicológica, y ambas de forma gratuita.

En este sentido, los propios datos del REMAC muestran que más del 33% de las causas de las situaciones conflictivas en Atención Primaria, los centros de salud, tienen que ver con plantillas deficitarias en enfermería, enfermería especialista y fisioterapeutas “por lo que habría que hacer un importante esfuerzo, indica Díaz, por implementar dichas plantillas y ajustarlas a las necesidades reales que se viven en los centros de salud”.

De esta manera, desde SATSE recuerdan que la Comunidad de Madrid ocupa los últimos puestos de enfermeras por paciente de todo el Estado, especialmente en Primaria, y nuestro país está, además, a la cola de Europa por lo que, cada vez es más urgente, abordar la necesidad de contar con plantillas optimizadas a los recursos sanitarios que se ofrecen.

RANGO DE AUTORIDAD

Tras esta nueva denuncia de SATSE, la Comunidad de Madrid ha lanzado una consulta pública para recabar la opinión de diversos agentes implicados y asociaciones representativas para elaborar el anteproyecto de Ley de Autoridad de los Profesionales del Servicio Madrileño de Salud, que permitirá a estos profesionales tener rango de autoridad pública.

Para ello, según se recogen en el Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid, se pone a disposición de los posibles destinatarios los documentos que se consideran necesarios para que puedan emitir su opinión y hacer propuestas de mejora.

La Comunidad de Madrid expone que las agresiones contra los profesionales sanitarios “han pasado, en muy pocos años, de ser algo anecdótico a un problema de muy seria entidad”.