El Ingreso Mínimo Vital, otro ‘bluf’ del Gobierno de PSOE y Podemos. El 73% de las solicitudes del IMV han sido denegadas y casi 100.000 solicitudes están pendientes de resolver, según la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

Asimismo, la organización sostiene, a tenor de los datos de octubre del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que solo el 8% (799.203 personas) de la población que vive bajo el umbral de la pobreza se beneficia de esta prestación, cuya cuantía media es de 172 euros mensuales por persona y 436 por hogar.

Algunas comunidades tienen una cobertura menor al 6%, como Cataluña (4,9%) Canarias (5,5%),  Extremadura (5,6%), Baleares (5,8%) o Castilla y León (5,95%). Por contra, Navarra cuenta ya con una cobertura del 22,2%, seguida por Melilla (20,3%) y Ceuta (19,4%). En Madrid es del 8,1%.

La Asociación considera que la complejidad en el procedimiento y los requisitos exigidos explican el escaso alcance de la medida. Del total de solicitudes sólo se han aprobado una de cada cuatro, un 27%.

COLAS DEL HAMBRE

El Ministerio ha reconocido que el 60% de las denegaciones se han producido por no cumplir el criterio de vulnerabilidad (al superar los umbrales de renta y patrimonio) al tener en cuenta los ingresos de la renta de 2019, año en el que no impactó la pandemia mientras otro 10% de las denegaciones se deben a la falta de acreditación de la unidad de convivencia, para la que se sigue exigiendo el padrón histórico colectivo.

El colectivo lamenta que el Gobierno haya cumplido “únicamente con un tercio de los 2,3 millones de beneficiarios” previstos inicialmente y que “malviven en la pobreza extrema”. “Mientras tanto las colas del hambre deberían avergonzar a los gobernantes y, en lugar de ser noticia, tendrían que ser la denuncia continua de la impericia del Gobierno en la gestión de la vacuna contra la pobreza, que es el Ingreso Mínimo Vital”, añaden.