A punto estuvo el Alcorcón de estrenar el campeonato liguero con un triunfo de postín ante el Sporting de Gijón, pero un golazo de Sousa desde fuera del área en el minuto 93 estableció el empate definitivo (1-1) y dejó un sabor agridulce en las huestes de Cristóbal Parralo, que se habían adelantado en el minuto 68 gracias a un gran remate de Álvaro Peña desde la frontal.

Fue un partido con pocas cosas que contar en su primera mitad. Pocas ocasiones y la lógica falta de ritmo del estreno en competición oficial. Aun así, Nono (10′), Dorca (17′) y Peña (40′) pusieron en relativos aprietos a Mariño antes del descanso.

El acoso alfarero se multiplicó a vuelta de pausa y primero Pereira (47′) y poco después Bellvis (52′) dispusieron de dos claras ocasiones que a punto estuvieron de traducirse en gol. Habría que esperar hasta el 68′ para que Peña empalase un balón desde la frontal que superó la oposición de Mariño y adelantó a los locales.

Apenas restaban 20 minutos y el Sporting se fue con todo hacia la portería de Dani Jiménez, que evitó la igualdad con dos grandes intervenciones a remates de Morilla y Neftalí. El tiempo se cumplía y el Alcorcón acariciaba tres valiosísimos puntos en el estreno liguero, pero en el 93′ apareció en escena Sousa para igualar la contienda con un espectacular remate desde fuera de la frontal para establecer el definitivo 1-1 y dejar a los locales con la miel en los labios.

A la conclusión del duelo el técnico de los alfareros , Cristóbal Parralo, reñalaba que el encuntro “fue muy disputado e igualado. No hubo muchas ocasiones claras de gol”, relataba antes de admitir con pesadumbre que “hemos pasado de la euforia al mazazo, de tener los tres puntos a conformarnos al final con uno. Tuvimos la victoria muy cerca pero no pudo ser”, se lamentaba.