Los desencuentros entre el Ayuntamiento de Pinto y los dirigentes del Atlético de Pinto siguen su curso. En esta ocasión, el club ha denunciado la dejadez del Gobierno local en el mantenimiento de los edificios municipales después de que un trozo de cornisa del pabellón Sandra Aguilar, aledaño a uno de los fondos del estadio Amelia del Castillo, impactase en la cabeza de un empleado del club rojinegro.

El trabajador, que sufrió un traumatismo en la zona afectada por el impacto, fue atendido en la Clínica Asepeyo de Pinto y se encuentra fuera de peligro. “Pudo haber sido mucho más grave. He tenido suerte”, señalaba el propio empleado, “pero me preocupa que esto le pueda suceder a alguno de nuestros jugadores infantiles o juveniles”, remarcaba antes de añadir que “el Ayuntamiento tiene la obligación de velar por la salud de los menores”.

José María Garzón: “El accidente ha sido la consecuencia inmediata de la dejadez y desidia del Ayuntamiento de Pinto”

Desde el club pinteño acusan al Ejecutivo que encabeza Juan Diego Ortiz de lo acontecido. “El accidente ha sido la consecuencia inmediata de la dejadez y desidia del Ayuntamiento de Pinto, pero no solo con respecto al pabellón municipal del que cayó la cornisa, sino también a nuestro estadio. El Ayuntamiento se ha desentendido por completo y, de hecho, no disponemos de ninguna subvención municipal para que nosotros pudiéramos llevar ese mantenimiento”, afirma su presidente, José María Garzón