El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha salido al paso de las acusaciones de un presunta corrupción denunciada por el PP este jueves, y que estaría relacionada con la permuta de unos terrenos en el año 2006.

Desde el Consistorio dicen que en las parcelas 111 y 113, que se convirtieron en municipales tras dicha permuta, estaban destinadas al desarrollo del Parque Miraflores. Allí se construyeron un parque infantil, un área deportiva, un espacio de aparcamiento y el nudo de acceso a Móstoles y Parque Miraflores, según la versión del Ayuntamiento.

Estas parcelas también formaban parte del acuerdo que ese mismo año se firmó entre el Consistorio y el Ministerio de Vivienda para el desarrollo de un plan de vivienda pública y un parque tecnológico. “El Ayuntamiento de Fuenlabrada incluso había iniciado ante la Comunidad de Madrid los trámites para la revisión del planeamiento urbanístico para permitir el desarrollo del plan”.

El Gobierno municipal insiste en que “la crisis iniciada entre 2007 y 2008 dejó en suspenso este desarrollo”. Así añade que a partir de 2011, con la llegada del PP al Gobierno de España, “el plan se abandonó”. Pero, .”de no haber sido así, la ciudad no solo contaría con un importante número de viviendas públicas, sino que el valor de las parcelas adquiridas por el Ayuntamiento habría crecido exponencialmente”.

Finalmente, fuentes municipales insisten en que “el Pleno aprobó el convenio con total transparencia y con todos los informes técnicos necesarios, incluida la valoración de las parcelas, que se llevó a cabo por parte del arquitecto municipal en base a convenios anteriores.

EL PSOE ESTUDIA EMPRENDER ACCIONES LEGALES CONTRA EL PP

Tras las acusaciones del portavoz del PP de Fuenlabrada, Sergio López, el PSOE local ha emitido un comunicado donde anuncia que ha decidido “romper relaciones con el PP hasta que no se produzca una rectificación por parte de sus dirigentes y se pida perdón a las personas acusadas”.

Además, los socialistas fuenlabreños estudian emprender acciones legales contra Pérez, al que acusan de “mentir para tener presencia mediática” y de “buscar titulares a costa de deteriorar la imagen de Fuenlabrada, porque es incapaz de obtenerlos por su trabajo”.