El Ayuntamiento de Pinto repartirá durante este fin de semana, un total de cinco mascarillas quirúrgicas de uso médico por vivienda, incluidas en la partida total de 150.000 mascarillas para la población y 3.000 FFP2 para empleados públicos, Policía Local y PIMER-Protección Civil. Este material ha sido adquirido por el Consistorio por un importe total de 69.540 euros.

El modo de reparto entre la población de estas mascarillas quirúrgicas será por buzoneo y con la entrega de cinco mascarillas por vivienda, precintadas y con todas las garantías sanitarias en el manipulado.

“Las mascarillas llegan a la ciudadanía en el momento que más necesarias van a ser: en el marco de la vuelta a la ‘nueva normalidad’ y en plena desescalada”, ha dicho el alcalde, Diego Ortiz, que ha explicado que son mascarillas “más resistentes que las normales y duran más. Además no se deterioran con el vello facial”.

COMPLICACIONES

Desde el Ayuntamiento de Pinto han reconocido que ha habido complicaciones. “Hasta el fin del Decreto del Estado de Alarma se estableció mando único y eran otras las administraciones competentes. Por tanto, la previsión por parte del Gobierno era entregar el pack de mascarillas a los ciudadanos cuando nos incorporáramos a la nueva normalidad”, apuntan.

La compra se ha efectuado “con todas las garantías, en el contexto de un mercado global de compraventa de mascarillas volátil, donde este material escaseaba”, insisten fuentes municipales.

De esta manera, señalan que “no olvidemos que hasta el 12 de abril, el país estaba sumido en un Estado de Alarma en el que no se podía transitar por las calles, salvo para comprar suministros. En ese momento la producción de mascarillas se reducía al continente asiático y las garantías de la compra eran poco fiables y los precios desorbitados, no bajaban de 0,70″.