El Comité de Competición de la Real Federación Española de Balonmano ha asignado al Club Balonmano Leganés la plaza vacante que quedaba en el grupo C de la División de Honor Plata femenina tras la renuncia del Handball Canyamelar valenciano, por lo que el primer equipo leganense volverá a competir en la segunda categoría del balonmano femenino nacional.

La noticia ha sido recibida con enorme satisfacción en el club pepinero, tal y como reconoce su presidenta, Claudia Sáez. “Una ciudad como Leganés merecía tener un equipo en esta categoría y hemos hecho todo lo posible para conseguirlo desde el primer momento”.

De hecho, apunta que tras el descenso a Primera Nacional el pasado curso “nuestro objetivo era configurar un equipo para regresar cuanto antes a División de Honor Plata”, motivo por el cual se había consigurado una plantilla diseñada expresamente “para luchar por el ascenso”.

De ahí que este ‘ascenso expres’ no vaya a suponer ninguna revolución en el equipo. “Si acaso incorporaremos algún refuerzo más, pero la plantilla está preparada para competir en esta categoría”, recalca.

El problema es que el inicio de la competición oficial tendrá lugar este próximo fin de semana y el CB Leganés debería recibir en casa este domingo al Elda Prestigio alicantino. Sin embargo, dada la premura de la situación ambos clubes han decidido aplazar este encuentro inaugural y están en conversaciones para encontrar la fecha más idónea. De este modo, el estreno liguero del conjunto leganense tendrá lugar el siguiente fin de semana en Mataró.

Como decíamos, el CB Leganés ha quedado encuadrado en el grupo C, integrado por equipos catalanes, valencianos y baleares, por lo que sera el único representante madrileño