Se acabó la liga regular y llega la parte ‘mollar’ del curso para el CD Leganés, que encara desde este jueves el descomunal desafío del retorno a Primera por la vía más larga y exigente, la del playoff. El pasado fin de semana logró defender con éxito su tercer puesto, lo que le garantiza una ligera ventaja en los cruces, y su primer adversario será el Rayo Vallecano, sexto.

El primer asalto será este jueves a las 21.00 horas en Vallecas, mientras que el segundo tendrá lugar el domingo en Butarque con idéntico horario. En caso de resultar vencedor de esta eliminatoria, disputaría el segundo cruce frente al ganador del duelo entre Almería y Girona ya con el premio ‘gordo’ del ascenso como telón de fondo.

Aunque en este tipo de duelos resulta arriesgado pronosticar favoritismos, la realidad es que la última jornada de la liga regular dejó muy distinto sabor de boca de boca entre los contendientes. Mientras el Rayo cedía en casa ante el Deportivo Lugo, el Leganés firmaba en Zaragoza su mayor victoria a domicilio en competición profesional (0-5).

Garitano: “No es nada sencillo ascender, pero tenemos opciones; nos lo hemos ganado y vamos a intentar aprovecharlo”

El conjunto pepinero no podrá contar para la cita con los lesionados Lasure, Bustinza y Arnaiz, pero recupera a Omeruo, según ha confirmado este miércoles Asier Garitano, quien advertía que “no es nada sencillo ascender, pero tenemos opciones. Nos lo hemos ganado y vamos a intentar aprovecharlo”.

No esconde el técnico vasco que llegan en un buen momento y admite que “el nivel de la plantilla en los últimos meses es muy bueno. Los jugadores están rindiendo bien porque si no sería difícil estar en esta situación”, indicaba antes de remarcar que “somos un equipo bastante competitivo y equilibrado, pero lo tenemos que demostrar porque la exigencia va a ser grande”.

Y es que, desde su punto de vista, el Rayo Vallecano “tiene una idea clara de juego y te exige mucho, tiene experiencia, velocidad, gol y centímetros. Lo tiene todo”, advertía Garitano en la víspera del primer duelo de un playoff que se presenta apasionante.