La derrota de este domingo frente al Betis (2-0) vino a certificar el estado de depresión en el que anda instalado el Getafe, que no solo ha encajado siete derrotas consecutivas en lo que supone de largo el peor arranque de su historia en la máxima categoría, sino que además sigue sin ofrecer síntomas de mejoría.

Frente al conjunto verdiblanco volvieron a ponerse de manifiesto las carencias de un equipo relativamente correcto en lo futbolístico pero que tiene enormes problemas en las áreas. Así lo atestiguan los números. Dos goles marcados en siete partidos, por doce encajados. Y lo peor es que el Betis bien pudo haberle hecho un auténtico descosido, ya que a los dos goles marcados hay que añadir nada menos que cuatro remates a la madera y varias intervenciones de mérito por parte de David Soria.

La consecuencia de esta séptima derrota consecutiva es que el conjunto azulón ya es colista en solitario de Primera después de que el Alavés, con el que compartía cero puntos en el casillero, se impusiera al Atlético de Madrid. Y no solo eso, sino que ya es el peor ‘farolillo rojo’ de las grandes ligas europeas.

Estadísticas en mano, la situación de Míchel en el banquillo empieza a ser verdaderamente insostenible, más que nada porque el equipo da muestras de un creciente desánimo y cada golpe que recibe lo envía prácticamente a la lona, como el primer tanto de Willian José tras un error de Timor. De no ser porque a Ángel Torres le cuesta adoptar medidas traumáticas cuando apuesta decididamente por alguien, como es el caso, es muy posible que la segunda etapa del técnico madrileño en el banquillo azulón ya hubiese tocado a su fin.

“No sé si realmente somos tan malos. Hemos perdido de todas las maneras, la mayoría de las veces jugando bien”, recordaba Míchel tras el encuentro del Villamarín, donde consideraba que “hemos puesto el partido en el camino que quería el Betis. Teníamos que haber hecho el partido más largo”.

NO PIENSA EN UNA DESTITUCIÓN

El técnico madrileño afirmaba que “en absoluto” piensa “en una destitución”, puesto que su “intención es no bajar los brazos, aunque siete derrotas consecutivas son muy llamativas”; pero está dispuesto a “buscar alternativas” para demostrar que sus jugadores no son “tan malos como para tener estos números”.

Por lo pronto, el Getafe recibe recibe este próximo domingo en el Coliseum a la Real Sociedad, que está firmando un brillante primer tramo de competición y ocupa la segunda posición en la tabla clasificatoria. Habrá que ver si el presidente decide seguir apostando como hasta ahora por la continuidad de Míchel pese a las crecientes críticas de los aficionados. Hay que tener en cuenta, además, que tras el duelo ante el conjunto donostiarra habrá parón liguero.