La última presentación del Getafe en lo que respecta al recientemente concluido mercado estival ha tenido lugar este martes en la sala de Prensa del Coliseum. Ha sido la puesta de largo oficial de Florentino Luis, joven mediocentro portugués de 22 años que llega procedente del Benfica en calidad de cedido con opción de compra y que busca reivindicarse en el equipo azulón después de un cierto estancamiento durante las dos últimas temporadas.

El encargado de presentarlo en sociedad ha sido el director deportivo del club, Ángel Martín, quien ha detallado que el nuevo jugador azulón “juega en el centro del campo como pivote posicional, tiene calidad y juega muy bien al fútbol”, ha precisado antes de advertir que “tiene que mejorar un poco en agresividad, morder un poco más, aunque creo que va a disfrutar con nosotros y que se va a adaptar muy fácilmente”.

“Estoy agradecido al Getafe por darme la oportunidad de jugar en una gran Liga que veo desde pequeño”, ha comentado el centrocampista luso, que cuenta con referencias de que la Liga española “es una Liga técnica, en la que gusta mucho tener la posesión del balón”, lo que le ha llevado a señalar que “esta competición me puede revalorizar como jugador”.

No ha escondido Florentino que “tuve muchas propuestas”, si bien ha recalcado que “desde el primer momento en que habló conmigo el Getafe fue el equipo al que quise ir. Fue un proceso difícil”, ha confesado, “pero aquí estoy”.

HA SEGUIDO MUCHO LA LIGA ESPAÑOLA

Además de las referencias que le han trasladado varios de sus compatriotas, el jugador dice haber visto “mucho la Liga española”, por lo que sabe que “el Getafe es un equipo aguerrido, con la afición muy encima y que me puede venir bien”. Por lo pronto, y con vistas a su proceso de adaptación, ha hablado con Míchel, “y lo principal que me pide es darlo todo en los entrenamientos para estar más cerca ofrecer mi mejor versión. El estilo de juego del Getafe es parecido al del Benfica y eso me viene bien”, ha detallado.

En la lucha por un puesto en el once tendrá como rivales nada menos que a Maksimovic y Arambarri, algo que, lejos de constituir un contratiempo lo contempla como un aliciente. “Es bueno cuando uno tiene competencia. Cuanto mejores sean los compañeros mejor seré yo”, ha puntualizado antes de sentenciar que “yo aprendo con ellos y ellos aprenden conmigo”.

El parón liguero por los compromisos internacionales le ha venido como anillo al dedo en su proceso de acoplamiento al equipo y ahora será Míchel quien decida si puede estrenarse este próximo lunes frente al Elche o, por el contrario, resulta más conveniente aguardar un poco más antes de darle la alternativa.