El Gobierno de España ya ha planteado a los agentes sociales un borrador para negociar las condiciones de los ERTE más allá del 30 de septiembre, fecha en la que se extinguen. La intención es mantener la opción en caso de rebrote para todos los sectores, pero cuyas prestaciones contabilizarán como periodo consumido de paro de los trabajadores, a efectos de quedar desempleados en el futuro.

Según explican fuentes del diálogo social, y que citan medios generalistas como El Mundo o la Agencia EFE, las prestaciones ligadas a esta extensión de los ERTE serían diferentes a la prestación extraordinaria de cuando se aprobó esta figura al inicio de la pandemia, que no tenía periodo de carencia y no consumía paro, poniendo a su término el contador a cero. Algo que ahora el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos pretende eliminar y que sí compute.

La opción planteada por el Gobierno en la primera reunión también contempla un modelo de “protección diferencial, no sectorial” que, por un lado, mantiene la figura del ERTE en caso de cierres por rebrotes para todas las empresas, sean del sector que sean.

En cualquier caso, esta primera propuesta se trata de un borrador que tendrá que negociar la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con sindicatos y patronal en un próximo encuentro que tendrá lugar el lunes, 14 de septiembre.