Foto: ACB Photo/E. Cobos

La temporada se le empieza a hacer larga al Montakit Fuenlabrada, que ante el San Pablo Burgos ofreció una inquietante imagen y acabó cediendo por 69-79. No fue solo que encadenara su segunda derrota consecutiva en casa y de nuevo ante un adversario instalado en los bajos fondos de la tabla. Lo más preocupante fue que agudizó su pérdida de identidad porque nunca dio sensación real de poder hincarle el diente a su rival pese a estar en varias ocasiones a menos de diez puntos de distancia y disponer de tiempo suficiente para remontar.

No escondía el problema el propio técnico, Néstor García, a la conclusión del partido. “Hemos jugado mal, muy mal”, admitía antes de precisar que “esto es pura responsabilidad mía porque soy el entrenador y tengo que pedir disculpas a la afición porque hemos jugado un muy mal partido”.

Del perfil bajo exhibido por el colectivo fuenlabreño solo cabe rescatar la aportación ofensiva de Pako Cruz (16 puntos). Smits (15) y Popovic (14), ya que se echó mucho en falta la producción tanto de los bases (5 puntos entre Vargas y Rupnik) como de los pívots (4 puntos entre Olaseni y Karnowski, que apenas disputó 5 minutos). Alarman más, en cualquier caso, las sensaciones a nivel grupal. El equipo ha bajado el listón de la intensidad colectiva después de varios meses de un intenso desgaste y eso está pasando factura en este tramo del curso.

Lo ratificaba el ‘Che’ García al comentar que “cosas que estábamos haciendo bien ahora no las estamos haciendo y desde luego no estamos jugando con la fluidez de antes”, explicaba el entrenador argentino, que también aludía al apartado mental y anímico al subrayar que “ahora nos incomoda vernos por detrás en el marcador. Nos sacan 12 ó 14 puntos y nos desesperamos, cosa que antes no nos ocurría”. Es por eso que abogaba por “recuperar las cosas que hacíamos bien” y recalcaba que “antes de empezar la temporada hubiéramos firmado estar donde estamos a estas alturas”, octavo clasificado y dependiendo de sí mismo para conseguir una plaza de playoff.

Así las cosas, y para complicar ese objetivo un poco más si cabe, el calendario que se le viene encima al Fuenla es poco menos que aterrador. Para abrir boca, doble duelo esta semana. El jueves (19.15 horas) toca visita a un rival directo en la lucha por el playoff como es el UCAM Murcia y el sábado, derbi en el Fernando Martín ante el Real Madrid (19.00 horas). Lejos de suavizarse, la competición depara a continuación otra salida de armas tomar a Tenerife y dos duelos consecutivos en casa ante el Barcelona y el Valencia Basket.

La clave está en la defensa

La inesperada derrota encajada ante el San Pablo Burgos no encontró reparos por parte del plantel fuenlabreño. “En esta liga todos los equipos son buenos y si no defendemos nunca vamos a ganar”, señalaba Pako Cruz antes de reiterar que “tenemos que defender para empezar a ganar otra vez. Lo primero”, proponía el internacional mexicano, “es pensar desde ya en el partido del jueves y prepararnos bien porque Murcia es un lugar muy difícil para ganar y ellos ahora están jugando muy bien”

Álex Llorca, por su parte, admitía que “estamos pasando un mal momento y la realidad es que no estamos jugando como lo veníamos haciendo hasta hace poco”, y abogaba por “centrarnos en mejorar la defensa y un poco el ataque”. El escolta catalán es de la opinión de que “igual hablar tanto del playoff nos está haciendo daño. Está bien pensar en ello porque es un objetivo que nos hemos ganado”, aunque desde su punto de vista “ahora mismo nos tenemos que olvidar un poco de eso y centrarnos en recuperar la chispa que hemos perdido. No podemos estar todo el rato pensando en el playoff cuando no estamos haciendo las cosas que nos van a llevar al playoff”.