El número dos de la lista de Pablo Casado al Congreso de los Diputados por el PP de Madrid, Adolfo Suárez Illana, reivindicó el pasado viernes en Alcorcón el empleo y la maternidad como motor de crecimiento para el país. En el Encuentro por la Concordia, donde el PP local revindicó la figura de los mayores, Suárez anunció una batería de medidas basadas en lo que calificó como “concordia social” y “concordia generacional”.

Acompañado del alcalde de Alcorcón y número dos de la candidatura de Isabel Díaz Ayuso a la Comunidad de Madrid, David Pérez, y de la candidata a la alcaldía de Alcorcón, Ana Gómez, Suárez se refirió a esta concordia como “el compromiso de ayudarnos los unos a los otros, tal como se hizo durante la Transición”.

Así recordó que “en aquellos años se puso en marcha el ascensor social, que no fue otra cosa que“crear las condiciones necesarias para que todo el mundo, con su mérito y su esfuerzo, pudiera prosperar, apoyando el Estado a los que carecieran de oportunidades”,

Para Suárez, “no hay mejor política social que crear empleo, dignamente remunerado, para que cada persona pueda desarrollar su proyecto vital, mediante la concordia social, que se genera con una prosperidad compartida, para que a unos les llegue a través de su trabajo y a otros mediante la generosidad del Estado”.

NATALIDAD

Durante su visita a Alcorcón, Adolfo Suárez Yllana se declaró “firmemente convencido de que hay que fomentar la natalidad. El Estado tiene que apoyar al más débil, y no hay nada más débil que un niño en el seno materno”. Por ello anunció que el Gobierno de Pablo Casado planteará en sus 100 primeros días una Ley de Apoyo a la Maternidad.

Dicha Ley ofrecerá alternativas y apoyo a las mujeres para que siempre tengan una opción antes de abortar, bien a través de la adopción o bien mediante medidas de apoyo ante casos de necesidad.

EDUCACIÓN

Suárez también se refirió a la necesidad de contar con “una Ley de Educación que garantice una educación de calidad seria y que permita la libre elección de los padres”. El número dos de la lista de Pablo Casado matizó que esto “no significa quitarle competencias a nadie, pero sí garantizar que asignaturas troncales como literatura, historia o lengua se estudien en español en todas las comunidades”.