El PSOE de Madrid da marcha atrás. El 26 de septiembre de este año, el Ayuntamiento de Madrid -con los votos de Ahora Madrid y PSOE- rechazaba la propuesta de soterrar la A-5 en la entrada a la capital e insistía en la necesidad de crear una vía urbana.

De hecho, el concejal socialista, Chema Dávila, cargaba contra Ciudadanos y PP y decía que “se van a poner dos semáforos y hacen un ejercicio apocalíptico en circunstancias que no van a pasar. Pero deben preocuparse de lo que pasa en Madrid, se les tenía que caer la cara de vergüenza, porque es una urgencia sanitaria”.

Pues bien, justo dos meses después parece que los socialistas madrileños han recapacitado. Y así su secretario general, José Manuel Franco, ha calificado la instalación de semáforos de la A-5 –prevista para principios de enero de 2019– de “proyecto personalista y electoralista” de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y ha mostrado “rotunda y contudentemente” su oposición a que estos planes se realicen “de forma inmediata”, sin que haya “consenso”.

REUNIÓN CON PORTAVOCES SOCIALISTAS

Franco, que desdice así la postura inicial del PSOE, se ha reunido con los alcaldes de Móstoles, Noelia Posse; de Navalcarnero, José Luis Adell; la de Moraleja de Enmedio, María del Valle Luna; de Villamanta, Valentín Pereira; y Villanueva del Perales, César Muñoz; así como portavoces de municipios afectados por el proyecto de la A-5.

Tras la reunión, el secretario general de los socialistas madrileños ha aclarado que apuestan “por la mejora del medio ambiente, por un medio ambiente sostenible y por una lucha decidida contra la contaminación”. Eso sí, ha señalado que “no podemos consentir que por las prisas se ponga en cuestión la movilidad de una zona que afecta a más de un millón de vecinos”.

Este cambio de postura de los socialistas les llevará este martes a presentar una proposición en el Ayuntamiento de Madrid instando a que se pongan de acuerdo a todas las administraciones y resolver los problemas que tienen los vecinos “sin que suponga una merma a sus derechos”.

A su parecer, la instalación de semáforos no demuestra que se vayan a solucionar los problemas de contaminación de la zona y, por ello, considera que sería mejor realizar “un proyecto integral donde esté implicados municipios, Comunidad de Madrid, Ministerio de Fomento y Consorcio Regional de Transportes“.

PARALIZACIÓN DE LOS SEMÁFOROS

Al ser preguntado sobre si se debe paralizar o no el proyecto, Franco no conoce si es posible paralizar esas obras. “En todo caso, nuestra oposición es clara: si debe paralizarse ese proyecto que se paralice, pero no vamos a dejar abandonados a cientos de miles de ciudadanos que tienen que utilizar diariamente esa vía de acceso a Madrid”, ha aseverado.